Emprender

¿Sabes lo que es el ‘gobierno corporativo’?

¿Sabes lo que es el ‘gobierno corporativo’?

¿Sabes qué es exactamente el ‘gobierno corporativo’? Lo sepas o no, aquí te explicamos por qué deberías ser transparente al respecto.

Resulta del todo comprensible que, a medida que los sistemas empresariales y económicos se van haciendo más y más grandes, conceptos como el de transparencia de gobierno corporativo se vayan imponiendo con una fuerza mayor. Al fin y al cabo, esta es la mejor forma de insuflar un mínimo de seguridad un sistema del que resulta demasiado fácil desconfiar.

Pero, espera, ¿vamos demasiado rápido? Tranquilo, que empezamos desde el principio, que no debe ser otra cosa que la misma definición de gobierno corporativo. Se denomina así al grupo de normas, principios y procedimientos que sirven para regular la estructura y el funcionamiento de los órganos de gobierno de una empresa.

Esto es algo que el gobierno corporativo consigue estableciendo relaciones entre la junta directiva, el consejo de administración, los accionistas y el resto de partes de un negocio. Algo que, de hecho, se consigue definiendo con claridad y asertividad todo un conjunto de reglas según las cuales se rige el proceso de toma de decisiones con el objetivo de aumentar el valor de la empresa.

¿Y por qué se ha convertido esto en un peligro potencial? Porque, cuando el gobierno corporativo se convierte en algo opaco, resulta del todo imposible entender el por qué de ciertas decisiones que pueden esconder no solo motivos ocultos, sino que también pueden entorpecer el funcionamiento de mercados legales en los que es necesario que todas las partes implicadas operen con la mayor transparencia posible.

A día de hoy, y ante casos en los que esa opacidad ha implicado escándalos diversos, muchos son quienes piden total transparencia en el gobierno corporativo: inversores, consumidores y la sociedad en general se han convertido en los árbitros más estrictos a este respecto. Y no es para menos, visto lo que está en juego.

 

¿Qué gestionan las reglas del gobierno corporativo?

Hay cuatro coordinadas básicas a tener en cuenta a la hora de considerar las reglas del gobierno corporativo:

  1. La dirección estratégica y sus políticas corporativas. Inversiones, fusiones, adquisiciones, nombramientos, sucesiones… La toma de decisiones en este tipo de situaciones debe estar regida por el gobierno corporativo.
  2. Los mecanismos de control. Todo gobierno corporativo debe tenerlos en cuenta como base que sirva para implementar un plan estratégico de crecimiento para el negocio.
  3. Compliance (también conocido como «cumplimiento normativo»). Esta es la implementación de políticas y procedimientos que garanticen los intereses del gobierno corporativo.
  4. Relaciones entre los diferentes órganos de gobierno de toda empresa. También los deberes y derechos que ostentan cada una de los tres actores principales de todo negocio: el consejo de administración, la junta directiva y los accionistas.

 

¿Por qué es tan importante el gobierno corporativo?

Tener éxito en el mundo empresarial significa crecer. Y, de hecho, en los casos más grandes, ese éxito incluso se traduce en una internacionalización de las operaciones de una empresa. El problema es que todo crecimiento trae parejo todo un conjunto de alarmantes luces rojas: las operaciones se complican, los negocios se multiplican (y corremos el peligro de perder el control sobre ellos), aumentan los riesgos legales e incluso puede darse el caso de que aumente la fragilidad de la imagen pública de nuestro negocio.

La clave para que todas estas operaciones no se salgan de madre es, evidentemente, procurar tener un gobierno corporativo con unas reglas claras que todas las partes implicadas cumplan a rajatabla. Un buen plan de gobierno corporativo derivará en un crecimiento mucho más sostenible tanto a medio como a largo plazo.

Y es que, si te lo paras a pensar, la transparencia del gobierno corporativo de una empresa aumenta exponencialmente la confianza de los inversores, atrae talentos hacia tu negocio, facilita el acceso a crédito en el extranjero y, en definitiva, alimenta una imagen de marca positiva. ¿Necesitas más motivos para cuidarlo en tu aventura empresarial?