Inventario

¿Qué es la rotura de stock y cómo evitarla?

¿Qué es la rotura de stock y cómo evitarla?

La rotura de stock es uno de los conceptos más temidos en la gestión de inventario de toda empresa… Te explicamos qué es y cómo evitarla.

Todos los departamentos de una empresa tienen a su lobo feroz particular. Ya sabes, aquello que les hace exclamar «¡que viene el lobo feroz!» y que, por lo tanto, no solo es temido, sino que se trabaja para evitar a toda costa. Dentro de la gestión de inventarios, un gran lobo feroz es el punto de ruptura. Y en este artículo queremos explicártelo todo sobre él para que dejes de temerle.

Para empezar, antes de entrar en materia, ya sabes lo que toca: tener en orden la gestión de tu inventario significa tenerla bien controladita con el mejor ERP system que puedas encontrar, ya que esta es la mejor herramienta para evitar este lobo feroz a toda costa. Pero con tener la herramienta no basta: hay que saber cómo usarla.

Así que metámonos de lleno de una vez en la rotura de stock. Porque la cosa tiene su miga.

Rotura de stock: definición

¿A qué nos referimos cuando usamos esta expresión? La definición de la rotura de stock hace referencia, básicamente, a una situación (muy poco deseable) en la que un cliente solicita un producto y resulta que la empresa no puede proporcionárselo porque no dispone de stock suficiente.

Dicho de otra forma: es la demanda no satisfecha de un cliente debido a la falta de existencias de un producto en nuestro inventario. Una verdadera pesadilla empresarial que aparece cuando no has trabajado con conceptos como stock mínimo o stock de seguridad en tu inventario. Pero esto forma parte de las soluciones, y eso lo veremos más adelante.

Consecuencias del punto de ruptura

Ahora detengámonos mejor en las consecuencias que tiene el punto de ruptura. La primera de ellas no podría ser más evidente: la ruptura de stock conlleva pérdida de ventas por parte de tu negocio. Una pérdida que, de hecho, puede incrementarse más todavía si tenemos en cuenta que, a veces, si recibes el producto tarde, tendrás que enviarlo con carácter de urgencia. Y eso es algo que se paga. Bien caro.

Estas, sin embargo, son las consecuencias inmediatas… Pero el punto de ruptura del inventario también acarrea consecuencias mucho más profundas y posiblemente duraderas como la pérdida de confianza de un cliente que probablemente recurra a otro vendedor para satisfacer su pedido. Además, el aumento de clientes insatisfechos comporta una merma en la credibilidad de una empresa, algo de lo que cuesta recuperarse.

De forma interna, para más inri, esta situación también puede impactar con consecuencias indeseables. Y es que, inevitablemente, una rotura de stock desencadenará un problema de estrés, una búsqueda de culpables y, probablemente, algún tipo de represalia administrativa (aunque «tan solo» se quede en una mancha en el expediente del trabajador).

Cómo evitar la ruptura de stock

¿Has encontrado suficientes motivos en este artículo para temer al lobo feroz del que estamos hablando? Seguro que sí. Aún así, si todavía te estás preguntando cómo evitar la ruptura de stock, no no te preocupes; a continuación te chivamos seis conceptos a tener claros para evitar el mencionado punto de ruptura…

  1. Lote óptimo. La cantidad necesaria para que el coste de un pedido resulte conveniente. Pongamos, por ejemplo, que un proveedor fija una cantidad de 500 euros para servirte cada lote, lo que significa que tu lote óptimo deberá ser lo más cuantioso posible (teniendo en cuenta no extralimitarte con los costes de almacén).
  2. Punto de pedido óptimo. Esta es la antelación con la que deberías hacer un pedido a tu proveedor teniendo en cuenta el tiempo de entrega y las unidades diarias que estás vendiendo del producto a pedir.
  3. Stock de seguridad. Este concepto marca las unidades mínimas necesarias para cubrir una demanda inesperada capaz de causar una rotura de stock, tal y como puede ser una visita masiva a nuestra tienda física.
  4. Coordinación interdepartamental. Si ya estás al día de las bondades de un buen ERP, serás consciente de lo vital que resulta el hecho de conectar en tiempo real (y en la nube) a todos los departamentos para que trabajen a la vez y estén informados continuamente de los movimientos del resto de trabajadores.
  5. Selección de proveedores. Prioriza a aquellos que tengan la capacidad de responder a las necesidades de tu negocio de forma lo más profesional posible.
  6. Relación con proveedores. No basta con tener el mejor proveedor: tienes que haber cultivado la suficiente confianza con él como para poder apretarle con los tiempos de entrega en el caso de que te encuentres ante una necesidad.

Seis medidas de seguridad para mantener alejado al lobo feroz de la rotura de stock. ¡No necesitas más!