Contabilidad Trámites

Qué puedo desgravar en la declaración de la renta 2018

autor

Qué puedo desgravar en la declaración de la renta 2018

Muchas veces acumulamos facturas sin saber muy bien si el IVA es deducible o no. En este artículo te explicaremos qué gastos puedes desgravar en tu declaración, ya sea anual o trimestral.

Pero, ¿qué significa desgravar?

Según la RAE, desgravar significa: “Deducir parcial o totalmente [un ente público o privado] el impuesto, la tasa u otra carga que pesa sobre ciertas cosas, según lo que establece la Administración”.

La deducción de importe de un producto podrá aplicarse en los siguientes casos:

  • Cuando esté registrado en tu libro contable.
  • Siempre que tengas documentos justificativos del pago –facturas o tickets–. Estos deberás guardarlos durante 5 años.
  • Y, sobre todo, cuando el gasto esté relacionado con tu actividad económica.

Finalmente, habrás de tener en cuenta que existen dos tipos de IVA, el IVA soportado o deducible, que viene derivado de tus compras de bienes o servicios, y el IVA devengado o repercutido, que es el que cobras a tus clientes. Dicho en otras palabras: la diferencia entre ambos depende de quién sea el vendedor y quién el receptor del producto.

LEER MÁS: ¿Cuánto tarda Hacienda en devolver el IVA?

En el caso de los autónomos que presentan trimestralmente la liquidación del IVA, están obligados a reflejar en su declaración la diferencia entre el impuesto repercutido y el soportado.

Traduzcamos todo esto en un caso concreto: si quieres desgravar el 21% de un ordenador portátil que has comprado para tus trabajos de diseño gráfico, probablemente no levantes sospechas y podrás hacerlo sin problema alguno; pero, si intentas hacer lo mismo con un viaje al Caribe, entonces corres el riesgo de que Hacienda te haga una inspección.

Entendiendo entonces que, siendo autónomo, sólo puedes desgravar gastos relacionados directamente con tu actividad, veamos cuáles son susceptibles de incluir en la declaración trimestral.

Qué puedo desgravar

Material de trabajo y oficina en autónomos

Es la parte más obvia: un ordenador puede ser considerado una herramienta de trabajo –dependiendo de tu sector–. Lo mismo ocurre con los artículos de papelería u oficina, y con las tarjetas de visita, el material promocional, etc. Todo esto es claramente desgravable.

LEER MÁS: 9 trucos para ahorrar en la declaración renta

Gastos relacionados en autónomos

  • Las dietas en horario de trabajo serán deducibles.
  • Los programas informáticos que utilices también, en el caso anteriormente mencionado de un diseñador gráfico, podría desgravar la compra del Photoshop. A nivel general también es susceptible de desgravar la app de Holded, ya que ayuda a gestionar cualquier negocio.
  • La gasolina se puede desgravar en un 50% si el consumo se da con un vehículo empleado en viajar al trabajo o en visitar a clientes. Si es un vehículo de mercancías, entonces podemos desgravar el 100%.

Otras condiciones para trabajadores por cuenta ajena

Los puntos anteriores están vinculados al trabajo por cuenta propia, pero también hay condicionantes en el trabajo por cuenta ajena que permiten desgravar en la declaración de la renta 2018 y que merece la pena mencionar.

  • Salario mínimo: el mínimo de un contribuyente exigible para cumplimentar la declaración es de 5.550 euros al año. Esta cantidad podría variar en función de los mínimos establecidos por ascendientes, descendientes y discapacidad.
  • Maternidad: hasta 1.200 anuales por cada hijo menor de 3 años nacido o adoptado en España.
  • Familia numerosa: 1.200 euros anuales en el caso de las familias numerosas genera y 2.400 si cuenta con la categoría ‘especial’.
  • Discapacidad: 1.200 euros por cada ascendiente o descendiente con discapacidad.
  • Familia monoparental con dos hijos: 1.200 euros al año.
  • Tributación conjunta: la base imponible en caso de hacer una tributación conjunta entre miembros de la familia baja hasta los 3.400 euros anuales.
  • Aportaciones a sistemas de previsión social: existen reducciones por planes de pensiones, mutualidades de previsión social, planes de previsión asegurados, etc.
  • Aportaciones a personas con discapacidad y a patrimonios protegidos de discapacitados: ambas varían en función del importe aportado.
  • Aportaciones a mutualidades de deportistas profesionales: las aportaciones no podrán superar los 24.250 euros al año.

Para terminar, echa un ojo a las bonificaciones a nuevos emprendedores de las que ya hablamos en este interesante artículoDeducciones para ahorrar en la Declaración de la Renta

Qué no puedo desgravar

Las compras en el supermercado, las copas en un bar, la cuota del gimnasio… todos los gastos personales quedan excluídos de la declaración de la renta, como tampoco podrás desgravar las multas, los donativos y los gastos asociados a paraísos fiscales.

LEER MÁS: Declaración de la Renta 2017, ¿cómo pagar menos?

En este apartado el bien más confuso es el de la vivienda. En los peores momentos de la crisis el Gobierno español retiró parte de la bonificaciones que existían para la compra de vivienda.

Asimismo, se retiró la desgravación fiscal por la compra de vivienda para todos los inmuebles adquiridos a partir del 1 de enero de 2013. Esto significa que todas las viviendas compradas antes de 31 de diciembre de 2012 todavía poseen la deducción fiscal de hasta el 15% por las cantidades invertidas a lo largo de todo el ejercicio –con un límite de 9.040 euros–.

¿Puedo desgravar el alquiler del piso?

No siempre: la ley vigente da derecho a aplicar la deducción solo en aquellos contratos de arrendamientos firmados antes del 1 de enero de 2015 y en caso de que el contribuyente sea menor de 35 años. Asimismo, éste deberá tener una base imponible inferior a 24.107,20 euros anuales.

¿Puedo desgravar la hipoteca?

Es una de las preguntas más frecuentes cuando toca hacer la declaración de la renta, ¿me puedo desgravar un préstamos hipotecario en la declaración del IRPF? Bueno, la respuesta depende de varios matices:

  • Que el préstamos haya sido destinado íntegramente a la adquisición de una vivienda.
  • Que la vivienda sea considerada un bien inmueble.
  • Que la compra de la vivienda habitual haya sido antes del 1 de enero de 2013, ya que a partir de ese día los préstamos hipotecarios no son desgravables –y esto nos lleva al principio de este apartado–.
  • Que el inmueble por el que se adquiere el compromiso hipotecario sea la vivienda habitual. Las segundas residencias no desgravan.

Plazo de la declaración de la renta

Para terminar, recuerda que el plazo para completar la declaración de la renta 2018 e intentar desgravar los puntos comentados aquí es hasta el próximo 2 de julio –27 de junio para declaraciones con resultados a ingresar con domiciliación en cuenta–.

Te dejamos un enlace al apartado de la declaración de la renta 2017-2018 dentro de la web de la Agencia Tributaria.