Proyectos

Todo lo que debes saber sobre la PSD2

Todo lo que debes saber sobre la PSD2

La normativa PSD2 está aquí para mejorar el mercado europeo de pagos online… Y en este artículo te explicamos cómo puedes beneficiarte de ella.

PSD2. Payment Service Directive 2. ¿Ya te has cruzado con estas siglas? ¿Has leído por ahí que estas son las siglas que vienen a cambiar el comercio electrónico? ¿No habías escuchado nunca este término pero empiezas a sospechar que tu e-commerce podría beneficiarse de él? No te preocupes, que este artículo está aquí para explicarte absolutamente todo sobre la directiva PSD2.

Porque lo más seguro es que lo tengas todo bien controlado: tu plataforma de venta online, tu software ERP para empresas, tu servicio de atención al cliente… Pero, de repente, llega una nueva normativa que lo cambia todo y que, por una vez, beneficia a los más pequeños. ¿Cómo no vas a querer aprovecharte de ella?

Veamos, entonces, no solo en qué consiste, sino también su funcionamiento, sus beneficios e implicaciones.

Ley de servicios de pago online

PSD2. Payment service directive 2. O, como la hemos empezado a llamar en castellano, la ley de servicios de pago online. Porque es precisamente eso lo que viene a regular esta normativa: mejorar los pagos online y, sobre todo, actualizar la anterior PSD del año 2007 que ya mejoró ostensiblemente el mercado de pagos único de la Unión Europea.

La nueva directiva, sin embargo, establece un nuevo panorama legal que permite que tanto consumidores como comerciantes se puedan beneficiar del mercado interior europeo en lo que concerniente al e-commerce. ¿Cómo? Alimentando la competencia en el mercado de los servicios de medios de pago.

Una de las principales novedades de la PSD2, por ejemplo, es la obligatoriedad de que los bancos abran a terceros sus infraestructuras de pago online. De esta forma, un comercio online modesto puede usar el sistema de pago online de un gran banco y, de esta firma, no tiene que invertir en la suya propia. Y esto, es fundamentalmente, alimentar todo un nuevo mercado.

Implicaciones de la directiva PSD2

Dicho de forma mucho más técnica, esta nueva directiva obliga a los bancos a que permitan a los TTPS (servicios de pago a terceros) acceder a las cuentas de sus clientes tanto para consultar información (PSIC) como para realizar pagos (PSIP). Y estas especificaciones que van implícitas en la PSD2, evidentemente, tienen sus implicaciones directas y severas, como por ejemplo el hecho de que, para que el TTTP pueda acceder a este tipo de servicios, ha de tener el consentimiento del cliente.

Aquí entran en juego otras siglas: las APIs, que son las reglas y aplicaciones con las que los desarrolladores informáticos permiten el acceso a la información de las cuentas de los bancos. Estos APIs, de hecho, aseguran una mayor seguridad en todo el proceso. Y el aperturismo del sistema, obviamente, incentiva la competencia dentro del mercado de la Unión Europea.

A la vez, la PSD2 establece unos requisitos básicos de seguridad que blinden este tipo de transacciones electrónicas. El principal de ellos es la autenticación de dos factores, en la que el usuario debe proporcionar dos de tres pruebas posibles para poder acceder a la transacción deseada. Estas tres pruebas son algo que posean (una tarjeta de débito), algo que conozcan (un código PIN) y algo intransmisible (una huella dactilar). Y está claro que la tecnología irá haciendo cada vez más fluida la aportación de estas pruebas.

¿Cuáles son sus beneficios?

Al obligar a los bancos a abrir sus sistemas de pago online a terceros, la entrada en vigor de la normativa PSD2 también implica la creación de dos nuevos tipos de entidades. El PISP (Proveedor de Servicios de Iniciación de Pagos), por un lado, brinda al usuario la transacción de un pago usando su plataforma para conectarle con un banco. Y, por otro lado, el AISP (Proveedor de Servicios de Información de Cuenta) obtienen información financiera de un usuario de uno o varios bancos.

Estos nuevos tipos de entidades y el nuevo marco creado por esta normativa nos lleva directamente hacia dos beneficios bien tangibles…

  • Mejores condiciones de financiación. Al poder acceder a información de un cliente, tanto el PISP como el AISP puede ofrecer una condiciones de financiación óptimas.
  • Mejor asesoramiento. La panorámica de la situación económica de un usuario que puede usarse utilizando esta nueva legislación conseguirá que estas entidades ofrezcan productos y servicios más competentes al tener un perfil más real de sus clientes potenciales.

Y todo esto, ¿para cuándo? Pues lo cierto es que la PSD2 entró en vigor en enero del año 2016, aunque su obligatoriedad fue algo transitorio hasta enero del pasado año 2018. La propia ley observaba un periodo de implantación que no podía alargarse más allá del segundo semestre de 2019… Por lo que, si estás leyendo estas líneas, ya puedes beneficiarte de todas las ventajas de esta normativa. ¿Lo estás haciendo?

One Comment
  1. […] El principal objetivo de la autenticación reforzada, entonces, es blindar la seguridad de los usuarios del comercio online dentro de la Unión Europea. De hecho, esta es la principal herramienta de la PSD2, la nueva ley de servicios de pagos online de la que ya te hemos hablado en nuestro artículo «Todo lo que debes saber sobre la PSD2«. […]

Comments are closed.

Deja un comentario