Uncategorized

¿Por qué Fernando Alonso ha entrado como inversor en una empresa de ‘eSport’?

¿Por qué Fernando Alonso ha entrado como inversor en una empresa de ‘eSport’?

Fernando Alonso acaba de invertir 5 millones de dólares en una empresa de eSport… Así que es necesario preguntar: ¿por qué?

La noticia saltaba hace unas semanas: Fernando Alonso ha invertido la friolera de 5 millones de dólares en un proyecto de eSport. Y lo cierto es que absolutamente nadie puede poner en tela de juicio la pertinencia de esta inversión aquí y ahora… Lo que podemos hacer, eso sí, es preguntar: ¿por qué?

Es decir que, al fin y al cabo, la ruta natural para alguien como Fernando Alonso hubiera sido invertir precisamente en el negocio que mayor riqueza le ha generado a sí mismo, que no es otro que el del deporte «real». (Sí, entre comillas, porque ¿qué es «real» a día de hoy?) Pero su apuesta ha sido invertir precisamente en el deporte electrónico y virtual: el eSport. Analicemos sus motivos.

 

La inversión

Fernando Alonso ha invertido 5 millones de dólares en la compañía Motorsport Games, división de eSport de Motorsport, el gigante editorial británico especializado en información sobre deporte. Esta empresa, a su vez, está dirigida por Zak Brown, que también es director de la escudería McLaren y que organiza competiciones de eSport.

En cuanto a Motorsport Games, aquí van unos cuantos datos impresionantes: esta empresa se encarga de la organización de las series oficiales de eSport del campeonato estadounidense de NASCAR (la eNASCAR Heat Pro League), además de tener otros acuerdos con carreras archiconocidas como LeMans. Una de sus alianzas más poderosas es la que Motorsport Games ostenta con la desarrolladora de videojuegos Codemasters, responsable del juego oficial de la Fórmula 1.

Por cierto, que Alonso no solo ha decidido invertir el capital comentado más arriba en Motorsport Games, sino que también ha pasado a formar parte del consejo administrativo de la empresa. Lo que significa, fundamentalmente, que el piloto está redoblando su apuesta movido por una visible confianza en el negocio.

Para explicar un poco mejor el por qué de su decisión, lo mejor es recurrir a las propias palabras de Fernando Alonso: «Los eSports no son una fantasía, son una realidad y algo que me apasiona desde hace tiempo. Invertir y ayudar a dirigir Motorsport Games me permitirá realizar una contribución real al futuro del automovilismo. Los eSports no son mejores ni peores, pero son algo diferente y ofrecen la oportunidad de acercar el automovilismo a los aficionados«.

A lo que añade: «En todos los aspectos de mi carrera como piloto, ya sea en F1, en IndyCars el pasado fin de semana en Sebring, con coches del WEC, uno de los factores constantes, en todo el mundo, ha sido Motorsport Network. Su presencia, así como su compromiso a la hora de apoyar nuevas iniciativas, me han convencido de que Motorsport Games es una compañía con gran capacidad y ambición«.

Estas son sus palabras, y nadie puede poner en duda la pertinencia de sus razones. Pero, ojo, porque quedarse en estas buenas intenciones sería obviar algo que Alonso no dice en voz alta: que el eSport es uno de los negocios más lucrativos del presente.

 

¿Por qué precisamente eSport?

Lo dicho: la decisión de Fernando Alonso de invertir en eSport no es precisamente cándida: el piloto conoce muy bien las cifras que mueven los deportes electrónicos… Y, mejor todavía, las cifras que van a mover. No hace ni un par de meses que Newzoo (empresa líder en el análisis del mundillo de los videojuegos y el eSport) realizaba sus predicciones multimillonarias para el deporte electrónico en 2019.

Si sus predicciones son ciertas, los ingresos del eSport durante 2019 crecerán en un 26,7% respecto a 2018 hasta alcanzar la friolera de 1096 millones de dólares. Asusta, ¿verdad? Lo interesante es que la complejidad del eSport es tal que estos ingresos provendrán de áreas tan diferentes como los patrocinios (456,7 millones), los derechos de imagen (251,3 millones), la publicidad (189,2 millones), el merchandishing (103,7 millones) y los videojuegos (95,2 millones). ¿O pensabas que Fernando Alonso estaba invirtiendo su dinero a lo loco?