Ventas

¿Por qué es la Super Bowl un negocio tan importante?

¿Por qué es la Super Bowl un negocio tan importante?

El próximo domingo 3 de febrero se celebrará la Super Bowl 2019… Así que es el momento de preguntar: ¿estamos ante el negocio perfecto?

Primero adoptamos a Santa Claus, más tarde nos volvimos locos con Halloween… Y, poco a poco, está claro que vamos asimilando más y más tradiciones norteamericanas. Poco nos falta para apoderarnos de Acción de Gracias, aunque más cercana está el abrazo de la Super Bowl, ese espectáculo deportivo que a su vez también es un gigante del marketing.

Al fin y al cabo, las grandes finales deportivas levantan pasiones en todo el mundo, sean de la disciplina que sean. Y si a eso le sumamos un espectáculo que une música, cine, comida y bebida, ¿no nos encontramos precisamente ante el show pluscuamperfecto?

Así va a ser la Super Bowl 2019, que se celebrará el próximo domingo 3 de febrero. Pero, antes de meternos en faena, abrir nuestra Budweiser y atrincherarnos en el sofá con un buen bol de Doritos, ¿por qué no analizar un poco por qué la Super Bowl es el negocio definitivo?

 

Un poquito de historia de la Super Bowl…

Empecemos por el principio, porque a lo mejor todavía queda quien se esté preguntando: vale, sé que la Super Bowl es un evento deportivo, ¿pero en qué consiste exactamente? La cuestión es que la Super Bowl es el partido final del campeonato de fútbol americano de la NFL (National Football League) que enfrenta al ganador de la NFC (Conferencia Nacional) contra el vencedor de la AFC (Conferencia Americana).

La primera Super Bowl se jugó el 15 de enero de 1967, pero con el tiempo acabó instalándose como tradición yanki absoluta en el primer domingo del mes de febrero. Y, a modo de anécdota curiosa, resulta que el equipo que más veces ha ganado esta competición es de los Pittsburgh Steelers, que se ha alzado victorioso en seis ocasiones.

Los campeones vigentes, sin embargo, son los Philadelphia Eagles, que ganaron la Super Bowl del pasado 4 de febrero. Eso sí, no podrán defender el título este año, ya que la Super Bowl 2019 que se celebrará el próximo domingo 3 de febrero enfrentará a los Los Angeles Rams contra los New England Patriots. ¿Quién se llevará el título a casa en esta ocasión?

 

¿En qué consiste exactamente la Super Bowl?

A lo mejor piensas que la Super Bowl es un partido de fútbol americano… Y ya está. Pero nada más lejos de la realidad. Para empezar, la Super Bowl es el epicentro de un día que en EEUU ha sido bautizado como el Super Sunday y que, de hecho, es casi tan importante como Acción de Gracias. Una verdadera festividad nacional. Está comprobado, por ejemplo, que los americanos comen y beben más en esta fecha que en cualquier otra festividad. Todo ello delante de la televisión, claro.

Y es que, si hay algo que ha hecho bien la Super Bowl, es establecerse como un espectáculo de entretenimiento que vaya mucho más allá del propio deporte. Míticas son las actuaciones musicales del entretiempo, que en las últimas ediciones ha proporcionado momentos de espectacularidad tan increíble como los de las actuaciones de Lady Gaga, Beyoncé o Madonna.

No solo eso: cada vez más, los anuncios de películas que se estrenan en la Super Bowl van ganando en importancia de forma más que sólida. Y, de hecho, la parrilla de salida de los blockbusters de cada verano se empieza a definir precisamente en este primer fin de semana de febrero.

 

¿Qué datos maneja la Super Bowl?

Prepárate, porque los datos de la Super Bowl son capaces de marear a cualquier analista de marketing. Para empezar, y para que te hagas una idea de la dimensión que están alcanzando la proyección del evento, en la última década el precio pagado por anuncia durante el partido se ha incrementado en un 76%. Actualmente, colar un anuncio en la Super Bowl sale en torno a los 5 millones de dólares.

Un precio que está totalmente justificado si consideramos el hecho de que más de 114 millones de personas suelen ver este partido. Echa cuentas: eso es un tercio de la población total de EEUU. De esa cantidad de espectadores, el 79% de espectadores planea hacer un sobre-gasto en comida y bebida. Y mejor todavía: el 77.1% considera que, más que deporte, la Super Bowl es entretenimiento; mientras que el 25% de los espectadores piensa que los anuncios son parte integral e imprescindible del evento.

Esto es la teoría… Pero es que la práctica, y más todavía la práctica online, sigue siendo igual de impactante. Tomemos como ejemplo los datos de la Super Bowl 2018. El anuncio más visto de forma on-line tras su emisión durante el partido fue el de «Tourism Australia Dundee», que recibió más de 58 millones de views en un día en todas las plataformas audiovisuales. En cuanto a YouTube, el spot más exitoso fue «Alexa Loses Her Voice» de Google, que se situó en la cima del ansiado ranking YouTube’s AdBlitz. El anuncio con una mayor voz online fue el de Doritos & Mountain Dew, que acaparó un 17,3% de la voz online de ese día.

Estas son tan solo algunas de las cifras que, más que probablemente, se vean superadas durante la Super Bowl 2019… Aunque, claro, para cuando eso ocurra, todos estaremos en el fragor de la batalla. Y ahí no hay análisis que valgan.