Emprender

¿Por qué debes centrar toda la base de datos de tu empresa en un ERP?

¿Por qué debes centrar toda la base de datos de tu empresa en un ERP?

Centrar toda la base de datos en un ERP competente es algo que solo puede reportarle beneficios a una empresa. Te explicamos por qué.

Lejos quedan los tiempos en los que la base de datos de una empresa estaba formada, fundamentalmente, por sus libros de cuentas y por todo un conjunto de archivadores repletos de papeleo puro y duro. Aunque lo cierto es que también queda lejos el tiempo en el que la base de datos era algo que constaba en unos discos duros… Porque la evolución se impone, y lo más sensato ahora mismo es centrar toda la base de datos de una empresa en el ERP correspondiente.

¿Qué tiene el Enterprise Resource Planning para que, de la noche a la mañana, se haya convertido en un pilar básico de toda empresa moderna? Pues, entre muchas otras cosas, ofrecer todo un conjunto de ventajas en el funcionamiento de un negocio al cohesionar la base de datos en una única versión en la nube.

Olvídate de confiar en las capacidades humanas para llevar a buen término una tarea tan sobrehumana como dar cohesión a una base de datos empresarial. Los errores humanos son comprensibles, pero también comunes. Y por eso mismo lo más inteligente es confiar en un ERP que te ofrezca agilidad en la gestión de tus datos, pero también una sincronía absoluta entre diferentes departamentos que pueden (y deben) trabajar de forma cruzada.

Pero dejemos de hablar en abstracto y empecemos a bajar este discurso a la tierra: ¿cuáles son las principales ventajas de centralizar la base de datos de una empresa en un ERP? A continuación te hablamos de cuatro beneficios incontestables.

 

Evitar los errores por duplicación

Piensa en una base de datos que no funcione en la nube de un ERP: lo más normal seré que la información se duplique y que llegue un punto en el que tu equipo esté trabajando en paralelo en diferentes versiones de un mismo trabajo. A veces en versiones contradictorias e irreconciliables.

¿Cómo evitarlo? Un ERP (como, por ejemplo, el software para gestión de empresas de Holded) debería proporcionarle a tu empresa todo un conjunto de herramientas para que solo exista una única versión de la base de datos y para que tus trabajadores colaboren en unas tareas que se actualizan a tiempo real. Fuera las redundancias. Fuera las duplicaciones. Fuera los errores.

 

Base de datos automatizada

A la hora de llevar al día la base de datos de toda empresa siempre existen todo un conjunto de tareas repetitivas que dejan un margen de error (humano) demasiado grande. El cerebro tiene sus limitaciones, y estas limitaciones suelen hacerse evidentes al intentar procesar grandes cantidades de datos.

Un buen ERP le permitirá a tu equipo olvidarse de determinadas tareas tediosas y automatizarlas por completo. No solo eso: el ERP aprende de los datos que procesa y, de hecho, no solo te permitirá automatizar tareas, sino incluso realizar predicciones empresariales con las que mejorar tu negocio.

 

Visión 360º de la base de datos

Todos hemos trabajado en ese tipo de empresas en las que se realizan reuniones megalómanas en las que los departamentos se ponen al día los unos a los otros para que así exista una visión de conjunto lo más amplia y coherente posible. Pero ¿alguien ha salido de una de estas reuniones con una visión de conjunto amplia y coherente? Lo dudamos.

Un ERP, sin embargo, te permite tener una visión 360ª de la base de datos de tu empresa, ya que en ella se refleja el trabajo de todos los departamentos (sin necesidad de que ellos mismos lo expliquen en larguísimas reuniones). Además, ese trabajo se verá reflejado a tiempo real, al minuto y al segundo, así que la visión de conjunto no solo será real, sino también totalmente actualizada.

 

Servicio al cliente

Los mejores ERPs incluyen herramientas pensadas para mejorar la relación de la empresa con el cliente. La idea principal es que la gestión correcta de la base de datos que está centralizada en este ERP te permita conocer mejor a tus clientes, segmentarlos de la forma más correcta, automatizar tareas con ellos e incluso predecir sus necesidades.

Y todo esto resulta mucho más difícil de conseguir si resulta que la base de datos de tu empresa es algo fragmentado que nunca acabas de entender del todo por muchas reuniones interdepartamentales que realices. Si quieres evitar este tipo de frustraciones, no hay nada mejor que centrar tu base de datos en un buen ERP.