RRHH

Guía para elaborar un plan de igualdad en tu empresa

Guía para elaborar un plan de igualdad en tu empresa

El plan de igualdad está a la orden del día y es algo que toda empresa debería desear para mejorar su infraestructura… ¿Te animas a seguir nuestra guía?

Seguro que has escuchado hablar de los planes de igualdad en las empresas que, de hecho, hace ya algunos años que son obligatorios por ley para algunas compañías. Pero, ojo, porque esto no es algo de lo que oigas hablar y hagas como quien oye llover… Ni mucho menos. Esto es algo de vital importancia para la salud de toda compañía, casi tan importante como tener un buen sistema ERP. Y por eso mismo a continuación queremos ofrecerte una guía práctica para que elabores tu plan de igualdad de la forma más conveniente.

Pero no empecemos a construir la casa por el tejado y preguntemos: ¿qué es exactamente un plan de igualdad de empresa? Si recurrimos a la ley para responder, podemos mencionar directamente el Artículo 46 de la Ley Orgánica 3/2007, que afirma que un plan de igualdad es «un conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo«.

Ya sabes cómo es la ley: totalmente opaca e impenetrable. Así que no está de más que lo expresemos con nuestras propias (y mucho más llanas) palabras: un plan de igualdad se refiere a todas las herramientas que una empresa implanta a la búsqueda de la total paridad de oportunidades entre los hombres y mujeres.

¿Sigue quedando muy abstracto? No pasa nada. Vamos a entrar en los planes de igualdad al detalle para que todo quede mucho más claro…

¿Cuándo es obligatorio instaurar un plan de igualdad?

Sopesando la definición de más arriba, está claro que un plan de igualdad en la empresa es algo totalmente deseable… Pero no todas las compañías están obligadas por ley a tener uno. ¿Sabes si tienes la obligación de implantar el susodicho plan?

La tienes si cumples algunos de los siguientes requisitos:

  1. Tu empresa tiene más de 50 empleados. Según el muy reciente Real Decreto-ley del 1 de marzo de 2019, toda empresa con más de 50 trabajadores tiene un plazo de tres años para implantar su plan de igualdad. Y estas cantidades van escalando hacia abajo, ya que el plazo se acorta a dos años si la empresa tiene entre 100 y 150 empleados y a un año para las compañías con más de 250 trabajadores.
  2. Está establecido en el convenio colectivo. Incluso con menos de 50 empleados, si el convenio colectivo marca este plan de igualdad en la empresa como obligatorio, tu compañía deberá contar con uno.
  3. Lo exigen las autoridades. Ciertas autoridades laborales pueden exigir un plan de igualdad después de un procedimiento sancionador contra una empresa.

Beneficios y objetivos

¿Es necesario resaltar los beneficios de un plan de igualdad? ¿No quedan implícitos en su propia definición? Por si acaso, puntualicemos que aplicar este plan implica que la implicación de los empleados con la empresa crecerá cuando vean mejoradas situaciones como la prevención de la discriminación. No solo eso: de cara a la competencia, una empresa con un buen plan de igualdad siempre tendrá una imagen más positiva. Y, de hecho, también podrá beneficiarse de ciertas subvenciones públicas que solo están disponibles para compañías que estén al día con la cuestión de la igualdad.

Así que, si quieres beneficiarte de todas estas ventajas, márcate los siguientes objetivos mediante tu plan de igualdad:

  • Eliminar cualquier tipo de discriminación por razón de sexo.
  • Modificar la conducta de trabajadores sobre la base de ideas como superioridad o inferioridad.
  • Igualar las oportunidades entre ambos sexos.
  • Prevenir situaciones de acoso sexual o por motivos de sexo.
  • Mejorar la conciliación de todo tipo (personal, familiar y laboral).
  • Crear un código de conducta destinado a blindar a empresa y trabajadores.

¿Cómo implantar un plan de igualdad?

Partamos del hecho que cada plan de igualdad de empresa ha de estar diseñado a la medida cada una que lo implanta. Por eso mismo, es una especie de documento vivo que, muchas veces, va incorporando variaciones sobre la marcha. Eso sí, hay tres puntos que ha de incluir todo plan de estas características: una estructura por fases, un plazo para la ejecución de las medidas previstas y la formación de la imprescindible Comisión de Igualdad.

Con esto en mente, veamos la implantación de un plan de igualdad paso a paso…

  1. Todo plan de igualdad empieza dejando por escrito el compromiso de la compañía con el principio de paridad y con la creación de una Comisión de Igualdad (que, obviamente, debe ser paritaria al cien por cien).
  2. La fase de diagnóstico es, probablemente, la más importante de todas: un buen plan de igualdad de empresas ha de trabajar para detectar todas aquellas áreas laborales en las que resulta necesario aplicar medidas paritarias.
  3. A partir del diagnóstico, se marcan los objetivos que se desea alcanzar: ¿qué es lo que queremos mejorar? Y no vale ser difuso y generalista, sino que realmente hay que hacer una lista de objetivos alcanzables. Estas áreas, de hecho, suelen ser similares en todas las empresas, y contemplan hechos como el acceso al empleo, las condiciones salariales, la conciliación o el acoso sexual, entre muchas otras.
  4. Implantación del plan y de las medidas establecidas para mejorar todo lo localizado en el diagnóstico.
  5. Seguimiento de los resultados del plan.
  6. Evaluación de los resultados finales y de la efectividad del plan de igualdad.

Ahora que ya sabes qué es un plan de igualdad de empresa, cuáles son sus beneficios y objetivos y, sobre todo, ya tienes una guía paso a paso para implantarlo… ¿A qué esperas para subirte al carro de la paridad?