Consejos

Palabra de billonario: técnicas para sumar ceros en tu cuenta corriente

autor

Palabra de billonario: técnicas para sumar ceros en tu cuenta corriente

El ‘club de las tres comas’ es un espacio exclusivo ocupado por personas pertenecientes a diferentes industrias que han alcanzado un valor neto de más de mil millones de dólares. Desde Rockefeller hasta Gates, pasando por los grandes nombres de la escena tecnológica actual, los miembros de este club han alcanzado semejante honor a base de trabajo y dedicación, y teniendo –evidentemente– algo de suerte a su lado.

Afortunadamente, estos billonarios han compartido para el resto del mundo algunas de las técnicas que les han ayudado a lograr la membresía en el exclusivo club de las tres comas. Bajo estas líneas aportamos siete técnicas de enriquecimiento salidas directamente de sus experiencias:

Enfréntate a los errores

El fracaso no es algo que esperas que experimenten los empresarios más exitosos, sin embargo, todos los multimillonarios lo han sufrido de manera más o menos intensa, a veces con consecuencias catastróficas. La diferencia entre las personas que prosperan y aquellos que no lo hace es que quienes prosperan fracasan mejor. Como dijo Bill Gates en cierta ocasión: “Está bien celebrar el éxito, pero es más importante prestar atención a las lecciones que deja el fracaso”.

Bill Gates es un ejemplo excelente de por qué aprender de los errores es esencial. Gates vio como Traf-O-Data –una sociedad cuyo objetivo era leer los datos crudos de contenedores de tráfico– fracasaba por completo y tuvo que cerrarla muy a su pesar a finales de los 70. Gates vio como su sueño comenzaba a desmoronarse, sin embargo, la lección de este fracaso le sirvió para sacar adelante la todopoderosa Microsoft.

Muchas personas ambiciosas, cuando atraviesan una situación poco favorable, intentan olvidarlo rápidamente y seguir adelante. Sin embargo, una condición sine qua non del éxito es poder enfrentar el fracaso sin miedo y aprender de lo que éste ofrece. Las personas más exitosas saben que los fracasos son más escalones que obstáculos.

Insiste en la excelencia

La excelencia para las personas más exitosas es un hábito. Así lo corrobora Mohammad Dewji, CEO de METL Group y multimillonario más joven de África –tiene 42 años–: “Lucha siempre por la excelencia en la vida y nunca dejes lugar a la mediocridad. Establece estándares altos y tus esfuerzos serán recompensados”.

Los objetivos a largo plazo pueden parecer desalentadores o abstractos. Sin embargo, despertarse cada mañana y ser consecuente con los estándares fijados ayuda a seguir el camino de la excelencia. Un billón de dólares se componen de varios millones, que a su vez empiezan en mil, que arranca desde el primer dólar, etc. Y esa pirámide solo se asciende aspirando a lo mejor.

Los empresarios más exitosos se marcan objetivos diarios y pelean por ellos, de modo que el secreto de sus logros pasa por saber determinar esos objetivos cotidianos. Con el tiempo, estos objetivos se convierten en hábitos.

La perspectiva es clave

Hoy en día es difícil tener ideas novedosas en un mundo en el que está casi todo inventado, pero aún así, todavía hay gente que encuentra chispazos de innovación, gente que consigue pensar con una perspectiva diferente y original. Empujan los límites, como suele ocurrir con las ideas a partir de las cuales construyen su éxito los multimillonarios. Esto significa que merece la pena seguir la idea de uno, incluso cuando ésta es tachada de extravagante por los más escépticos y descreídos.

Por ejemplo, cuando el multimillonario Richard Branson arrancó con Virgin Airlines y la puso a competir con gigantes de los viajes aéreos como TWA y American Airlines, muchos se burlaron de él por plantear un desafío a estas compañías. Sin embargo, Branson vio que había necesidad de una aerolínea más barata que tuviera el servicio al cliente en mente.

Tenía fe en su perspectiva de negocio y, aunque Virgin Airlines tuvo problemas en sus primeros años, al final terminó despegando para regocijo de Branson. Cuando Branson vendió su participación del 31% de Virgin America a KLM-France por 286 millones de dólares, su idea de proyecto quedó absolutamente validada.

La salud es esencial

Ningún esfuerzo de mil millones de dólares se inicia sin una personalidad sana y pujante detrás. Como experto en preparación física y entrenador personal de multimillonarios, Samir Becic dice: “Realmente creo que en el siglo XXI, para sobresalir en el mundo, debes estar saludable y en muy buena forma”.

Tu idea, por buena que sea, no despegará del suelo si te sientes en baja forma. No tendrás la energía suficiente para hacer todas las tareas que exige cualquier proyecto de cierta envergadura. Trabaja la reducción de estrés, lleva una dieta saludable y haz ejercicio constante para impulsar la motivación y la capacidad mental.

Mantén tus prioridades en orden

La salud, la felicidad y la seguridad financiera, en este orden, fueron las tres prioridades de los millonarios en 2015, de acuerdo con una Encuesta de Fideicomiso de los EEUU elaborada a partir de una muestra de 640 personas con alto patrimonio neto.

Si bien los objetivos que nos fijamos a nosotros mismos son cruciales para el éxito, también es importante recordar por qué los estamos persiguiendo. Un billón de dólares –o de euros– te procurará estabilidad financiera, está claro, pero no conviene perder de vista los otros objetivos que no se alcanzan con todo el dinero del mundo.

Warren Buffet a menudo discute la importancia de que sus hijos crezcan con infancias “normales” mediante las que aprender autosuficiencia y valores familiares. De aquí se deduce incluso cuando trabajes duro y hagas sacrificios para lograr el éxito financiero, recuerda pensar en qué invertir lo que obtienes para ser realmente feliz.

(Fuente: Entrepreneur)