Marketing

Las 5 mejores campañas publicitarias de la historia: ¡Así se vende una marca!

autor

Las 5 mejores campañas publicitarias de la historia: ¡Así se vende una marca!

Entre programa de televisión y película se despliega una batería de vídeos cortos, autoconclusivos, que tratan de persuadirnos para que compremos aquello que anuncian. Al romper el ritmo de lo que estábamos viendo normalmente son acogidos con poco entusiasmo, dejamos que pasen mientras ponemos el foco en otro asunto, los ignoramos; excepto en escasisimas y honrosas ocasiones que se produce el milagro…

El milagro de captar nuestra atención con piezas creativas a la altura de las mejores producciones hollywoodiense. Las agencias de publicidad llevan años entregando campañas increíbles, obras que invitan a reflexionar, emocionarse o motivar. Campañas que van más allá del producto que anuncian para explorar sentimientos universales.

Sea por la vía de la emoción, la reflexión o el siempre efectivo asombro, lo cierto es que hay campañas que consiguen quedarse a dormir en nuestra cabeza. Hay campañas que prenden y arrasan, pasando, con los años, a formar parte de nuestro álbum de recuerdos culturales.

A continuación hablaremos de 5 de las mejores campañas de publicidad, brillantes por el tono escogido y por la repercusión que tuvieron y siguen teniendo. No hay forma más efectiva de promocionar una marca que hacerlo con un bombazo publicitario. Dentro anuncios:

Nike: Esta marca norteamericana empezó vendiendo productos dirigidos a los corredores de maratones, pero con el tiempo se fue reorientando para rentabilizar a su manera la moda del fitness.

A finales de los 80 esta firma estaba en clara desventaja con su principal competidor, Reebok, pero consiguió dar la vuelta a la tendencia gracias a una de las campañas más exitosas de todos los tiempos: ‘Just do it’. A partir de la campaña encabezada por ese eslogan disparó la venta de sus zapatillas.

‘Just do it’ es un eslogan corto y fácilmente memorizable, con el que además cualquier persona puede sentirse identificada. Es la respuesta ideal que se le puede dar a una persona que piensa en practicar algún deporte, o, en general, que piensa en hacer algo. ¿Estás pensando en salir a correr? “Just do it”. Sencillo y efectivo.

LEER MÁS: 8 consejos de marketing y ventas para startups

Con este eslogan Nike consiguió colarse en el repertorio argumentativo del consumidor medio. Se convirtió en un consejo recurrente. Incluso a día de hoy el ‘Just do it’ sigue teniendo predicamento entre los deportistas a los que les falta un empujón para salir a por la dosis de deporte imprescindible.

Apple: la firma tecnológica nacida en un garaje de California siempre ha sido vanguardista en el uso de las herramientas del marketing. En este sentido, Steve Jobs, por encima de buen ingeniero y mejor manager, sobre todo era un grandísimo comunicador. Un visionario de la promoción. Prueba de ello es el primer anuncio de la compañía, ‘1984’, una pieza distópica creada por Ridley Scott.

El anuncio es una relectura de la obra maestra literaria de George Orwell. En él, una atleta, joven y rebelde, atraviesa un mundo gris –similar al descrito en ‘1984’– mientras es perseguida por las fuerzas antidisturbios. Al llegar frente a una pantalla que proyecta un Gran Hermano alienante, la joven arroja un martillo y destroza la pantalla.

Tras la explosión de la pantalla se mostraba un texto publicitario en el que se anticipaba la llegada del nuevo Apple Macintosh con el siguiente eslogan: “You’ll see why 1984 won’t be like 1984”. Brutal.

BMW: “Be water my friend”. De la gente nacida en los ochenta y principios de los noventa, ¿quién no ha dicho esto? La campaña de BMW en la que se recuperaba la figura de Bruce Lee es uno de los momentos más épicos de la publicidad moderna. Desempolvaron una reflexión brillante y la entregaron en forma de pieza icónica.

Fue en 2006: la marca de automóviles recuperaba al actor especializado en artes marciales –fallecido en 1973– compartiendo la siguiente reflexión: “Vacía tu mente. Libérate de las formas. COmo el agua. Pon agua en una botella y será la botella. Ponla en una tetera y será la tetera. El agua puede fluir o puede golpear. Sé agua amigo”.

LEER MÁS: C. Tangana y el marketing: lecciones de negocio del artista de moda

Los creativos de la marca de coches emplearon este discurso para ilustrar las características más importante de un nuevo modelo de BMW, caracterizado por su capacidad de adaptación. De este modo, la campaña logró colarse en el imaginario colectivo de toda una generación y aumentar la notoriedad de la marca en un 20%, disparando las ventas previstas en un increíble 60%.

Dove: “Imagina un mundo donde la belleza es una fuente de confianza, no de ansiedad”. Este es el primer eslogan que utilizó la marca Dove para una campaña llamada ‘Real Beauty’ en 2004. Fue una campaña sencilla, pero supo ver la creciente preocupación por cuestiones relacionadas con la identidad.

La campaña sirvió de inspiración para todas las mujeres, convirtiéndose en un grito contra los estereotipos y la presión por tener un “cuerpo perfecto” que sufre cada mujer. A día de hoy, Dove sigue haciendo campañas sobre los mismos temas y acercándose a sus clientes desde la empatía y el entendimiento.

MTV España: No solo de Estados Unidos vive la industria publicitaria. En España se han hecho grandes joyas felizmente recordadas, como el “Tengo gambas, tengo chopitos…” de la ONCE. Es este, de hecho, uno de los grandes fuertes de las agencias patrias: emplear canciones con potencial viral –jingle en lenguaje publicitario– para colarse en el imaginario colectivo del país.

Pero no nos quedaremos con el anuncio de la ONCE. Antes de eso, en 2006, un grupo llamado Happiness –era falso, fue creado para la ocasión– parió un exitazo viral llamado “Amo a Laura” con la que promocionaba la cadena musical MTV España.

La canción, cuya temática aboga por la abstinencia musical, se convirtió en un auténtico boom. Fue viral antes de que se inventara el concepto viral. Está considerada la primera gran campaña de marketing viral de Internet en español. Historia de la red.