Contabilidad Facturación

La importancia de una buena tesorería para evitar crisis

La importancia de una buena tesorería para evitar crisis

Una de las grandes pesadillas de toda empresa es evitar las crisis a toda costa, y tu mejor aliada a esta respecto debería ser la tesorería.

 

“Crisis”. Seguro que has leído esa palabra en el titular de este artículo e inmediatamente te ha parecido de interés. Al fin y al cabo, ¿a quién no le interesa evitar a toda costas las crisis de su empresa? Y un modo mucho más que efectivo de evitar crisis financieras es tener una tesorería blindada.

Curiosamente, por mucho que todo emprendedor suela estar familiarizado con términos como “facturación” o “finanzas”, puede que lo de “tesorería” sea algo un pelín más sofisticado y complejo… Pero no te asustes, porque este artículo no solo va a explicarte qué es exactamente la tesorería, sino que también aclarará por qué su papel es vital en toda empresa a la hora de evitar crisis.

 

¿Qué es exactamente la tesorería?

Empecemos por el principio de todo y preguntemos: ¿qué es exactamente la tesorería? Podríamos definirla como el área de toda empresa encargada del flujo de caja, comúnmente denominado bajo su terminología anglosajona: cash flow. Esto viene a significar que la tesorería deberá gestionar todo un conjunto de pronósticos al respecto de las entradas y salidas de capital para así optimizar la administración de los fondos económicos y garantizar una liquidez suficiente para afrontar los gastos que están por venir.

¿Cómo puede asegurar la tesorería todos estos pronósticos? Usando diferentes procedimientos para analizar movimientos empresariales como las operaciones de cobro por ventas de nuestros productos y/o servicios, el pago de gastos, la administración de caja, las gestiones con los bancos, las financiaciones o los procesos administrativos de gestión de recursos económicos.

Con toda esta información en la mano, sopesando las entradas y las salidas y todas las transacciones económicas de nuestra empresa, el departamento (o el software dedicado) de tesorería debería prever todo tipo de errores que podrían afectar a nuestros efectivos y recursos financieros. ¿Suena a magia? Sí, un poco. Pero ya verás que una buena tesorería tiene poco de truco de mago y mucho de ciencia pura y dura.

 

¿Cómo puede la tesorería evitar una crisis?

¿Cuáles son los procedimientos en mano de la tesorería para evitar una crisis? Para empezar, la información de entradas y salidas debería ayudar a optimizar un ciclo económico a la vez que a administrar el capital de forma efectiva. También debería quedar al descubierto si los medios de cobro y pago son los más óptimos y, por lo tanto, si es necesario revisarlos y cambiarlos o no.

Una buena tesorería debería trabajar para disminuir la necesidad de financiación a corto plazo (asegurando un fondo económico lo suficientemente fuerte como para hacer frente a imprevistos inmediatos, que ya sabes que son los que acaban desestabilizando las finanzas de toda empresa). Y esta optimización financiera también debería recalar en una reducción de los costes financieros en general.

Más todavía: una buena tesorería será capaz de fortalecer las líneas de crédito que tu empresa tenga activas, además de asegurarte que obtendrás la mayor de las rentabilidades con los excedentes de tu efectivo. Al fin y al cabo, y un poco a modo de conclusión, todo se centra en dos actividades básicas de la tesorería: la planificación de los gastos de tu empresa en base a una estrategias bien delimitadas y la gestión del cash flow para cumplir los objetivos marcados.

 

¿Es necesario que la tesorería sea un departamento?

Lo mejor de todo, sin embargo, es que los tiempos han evolucionado… Y lo que antes implicaba un esfuerzo en recursos humanos hoy, en la era del DIY empresarial, es posible que ahora pueda ser gestionado por un software adecuado.

Si no puedes permitirte tener este departamento en tu empresa, siempre puedes optar por opciones como Holded, el software de gestión de empresas que incluye opciones dedicadas a la facturación, la contabilidad, el flujo de caja y la tesorería. Y, de hecho, aunque puedas permitírtelo, este tipo de softwares nunca están de más porque, al fin y al cabo, una empresa nunca pecará por exceso de información. Sino por todo lo contrario.