Finanzas

La importancia de una buena gestión empresarial

autor

La importancia de una buena gestión empresarial

La gestión de la empresa en términos de calidad es un factor esencial en el éxito de un negocio. No se trata de mera burocracia, sino que tiene importancia en lo estratégico para conseguir que la empresa llegue al futuro con la salud deseada. En ese sentido, es muy importante que se analice la calidad de los procesos de gestión de la empresa y se evalúe en qué medida se pueden mejorar para ganar en productividad.

Así, en el presente artículo vamos a ver algunos motivos de por qué es tan importante llevar una gestión de calidad y que hay que hacer para conseguirla:

Primer motivo: una empresa que crece es cada día más compleja, y en esa complejidad van incluidos los procesos de gestión de la empresa. De esa complejidad tienen constancia los autónomos y las pequeñas empresas también, pues aunque todos los negocios tiene funciones a gestionar, es evidente que el crecimiento de una compañía aumenta su exigencia.

Segundo motivo: a mayor complejidad, más errores. Cuando la empresa aumenta la facturación y, con ella, el número de recursos humanos y materiales, a exposición al error es mucho más amplia. En este escenario aumentan las rutinas diarias y por tanto las posibilidades de incurrir en errores no previstos. Para evitar eso, hay que equipar al equipo con herramientas suficientes, automatizar todos los procesos posibles y ordenar de manera adecuada el desempeño de cada trabajador.

Tercer motivo: los errores penalizan. Afectan en la tesorería, en el departamento legal, en la productividad o en las ventas; los errores derivados de un negocio en expansión generan problemas cada vez más grandes y complejos. Un error pequeño puede desencadenar un problema grande, de modo que hay que tener estrategias de prevención y muros de contención para que la chispa no acabe en incendio. Antes de operar, diseña salidas de seguridad.

Cuarto motivo: automatiza o yerra. Cuando se gestiona una empresa grande y complejo pero no se tienen herramientas de automatización como puede ser la app de Holded, una empresa corre el riesgo de incurrir aún más en los fallos humanos mencionados con anterioridad.

En ese sentido, la automatización es uno de los factores más importantes a la hora de lograr una gestión de la empresa exitosa, pues esa automatización aligera las rutinas, aumenta la productividad y revierte en mayores beneficios para la empresa.

Quinto motivo: cuanto más alto subas, más alta será la caída. Una empresa que aumenta su nivel de complejidad se también ve crecer el riesgo de sus operaciones, el riesgo ante una eventual bajada de las ventas o de algún descalabro mayor. Una vez más, ¿cómo hemos trabajado ese escenario? ¿Tenemos mecanismos de seguridad? Cada caída en ventas por la estacionalidad del consumo o por cuestiones puntuales debe ser analizada de manera concienzuda para pronosticar futuras amenazas. La buena gestión empresarial se anticipa a un escenario desfavorable y lo esquiva.

Sexto motivo: la marca es un activo esencial, y corre peligro. El hecho de no tener una buena gestión de la empresa pone en peligro tu marca, que al final es lo que impulsa las ventas. De su reputación depende todo tu negocio. Un ejemplo: tener una mala gestión de los pedidos en una tienda online puede desembocar en una avalancha de devoluciones que genere exceso de stock y tensión en las cuentas. Pero eso no es lo más graves: después de todas las devoluciones, la imagen de tu marca quedará severamente dañada, y remontar se antoja una labor muy ardua.

Séptimo motivo. Al final todo acaba en la pérdida de rentabilidad. Una gestión de baja calidad desembocará en una pérdida de clientes y, por consiguiente, una mayor debilidad en la cuenta de resultados. Cuantos más frecuentes sean los fallos y los problemas en la gestión de los recursos, más rápidamente se perderá el volumen de negocio.

Después de eso no hay nada. En definitiva, una mala gestión de la empresa se traduce en una grave crisis a nivel económico, y cuando queramos levantar la empresa aplicando estrategias de calidad tal vez sea demasiado tarde.  Si tienes que tomar las riendas del negocio, no esperes más. Hazlo ahora mismo.