Consejos

Kylie Jenner: así construyó su imperio antes de los 21 años

Kylie Jenner: así construyó su imperio antes de los 21 años

La riqueza de Kylie Jenner está valorada en más de 900 millones de dólares… Y así es cómo construyó su imperio empresarial.

En diciembre del pasado año 2018, Kylie Jenner era nombrada por la revista Forbes como la quinta persona más rica de Estados Unidos. Un dato que no debería pillar por sorpresa a nadie que en los últimos años haya estado expuesto a los medios de comunicación con un mínimo de frecuencia… Y es que la hermana menor de las Kardashian se ha construido un verdadero imperio a su medida.

Pero empecemos por el principio: Kylie es la hija menor de la ex-pareja formada por Kris y Bruce Jenner (aunque Bruce hace tiempo que hizo un proceso de reasignación de género y actualmente es conocida como Caitlyn Jenner). Es, además, la más pequeña del clan familiar de las Kardashian, mundialmente conocido gracias a un reality show en el que exhiben su día y a día… Y que les ha servido precisamente como base para crear varios imperios económicos.

El de Kris Jenner como manager / momager y el de Kim Kardashian como mujer renacentista del siglo 21 son dos casos que merecen un análisis aparte. Pero es que, si hay un imperio que impresione, es precisamente el de Kylie Jenner por eso de que ha conseguido erigirlo con tan solo 21 años.

 

Así se construye un imperio

La primera vez que Forbes incluyó a Kylie Jenner entre los 30 jóvenes más ricos con menos de 30 años se atrevió a calificarla como “emprendedora que se ha hecho a ella misma“… Y se desató la polémica. Porque lo cierto es que, si comparamos con otros emprendedores que realmente han salido de la nada y han conseguido construir verdaderos emporios, hay que reconocer que el caso de Kylie es un poco menos “hecha a ella misma”.

Al fin y al cabo, y por mucho que en recientes declaraciones haya afirmado que sus padres no le han dado ningún tipo de dinero desde que tiene 15 años, está claro que la propia maquinaria que rodea al reality “Keeping up with the Kardashians” seguro que sí que le ha asegurado proyección, solidez mediática y una economía lo suficientemente solvente como para saltar hacia otras aventuras empresariales.

A día de hoy, la riqueza de Kylie Jenner está valorada en 900 millones de dólares, pero todo empezó precisamente con su aparición en el mencionado programa de televisión. A partir de allá, empezó a probar suerte como modelo e incluso en el mundo del diseño de moda junto a su hermana Kendall Jenner, con quien lanzó una colección para la firma Topshop.

Suele decir Kylie que lo mejor que pudo hacer en aquel momento fue coger parte de los ahorros personales que había obtenido con aquellas aventuras empresariales primerizas e invertir en su primer gran negocio: el lanzamiento de un pack de productos cosméticos labiales que salió a la venta por el módico precio de 29 dólares… y que se agotó en cuestión de horas. A partir de ahí, Kylie Cosmetics fue ampliando su gama de productos, pero célebres son ya los “drops” de productos que se agotan en cuestión de segundos.

¿El resultado? En Forbes dicen que, en el año 2022, Kylie Cosmetics será una empresa valorada en dos billones de dólares. Y eso es precisamente lo que se defino como un caso de emprendimiento con éxito, ¿no te parece?

 

¿Qué aprender del caso de Kylie Jenner?

Muchas cosas pueden aprenderse del modo en el que Kylie Jenner ha construido su imperio empresarial… Y muchas de esas cosas incluso pueden aplicarse en tu propia empresa sin necesidad de que provengas de una familia protagonista de uno de los realities de más éxito en el ámbito televisivo internacional.

Lo primero de todo es observar cómo Kylie ha aprovechado todo un conjunto de habilidades propias y familiares y las ha puesto al servicio de su propio negocio. Si la vida te da limones, haz limonada. Y si la vida te convierte en un modelo aspiriacional para toda una generación, véndeles que pueden ser como tú.

En este caso concreto, Jenner lo tuvo claro: si una chica de Idaho quiere ser como ella cuando está tomando el sol en su piscina en Calabasas, lo único que tiene que hacer es comprar su labial y aplicárselo (y hacerse fotos para colgarlas en Instagram con el hashtag pertinente).

Esta es la gran enseñanza de Kylie… ¿Recuerdas cuando una dependiente le vendía a tu madre una crema para la cara en la tienda de cosmética del barrio convenciéndola de que ella la usaba y le sentaba genial? Pues Jenner hace lo mismo con las redes sociales: ella misma es la mejor publicidad para su producto. Y ahí está el secreto de su éxito.