Emprender

Guía básica para empezar una tienda online desde 0

Guía básica para empezar una tienda online desde 0

¿Estás pensando en montar un e-commerce? Entonces necesitas esta guía de 8 pasos para montar una tienda online totalmente desde 0.

¿Estás pensando en crear un e-commerce? ¿Tienes una buena idea pero no sabes por dónde empezar? ¿Has empezado a montar tu propia tienda virtual pero te ha sobrepasado la titánica tarea al darte cuenta de que no tienes mucha idea de cómo llevar esta empresa a buen puerto? Entonces necesitas urgentemente leer este artículo de cabo a rabo.

Y es que este artículo también podría haberse titulado “monta tu propio e-commerce en 8 sencillos pasos“… Porque eso es precisamente lo que vas a encontrar a continuación.

 

1. Elige tu nombre (y tu dominio)

Te asustaría saber el escalofriante número de empresas que se han ido al traste debido a un mal naming. Así que dedícale el tiempo necesario a la búsqueda del nombre pluscuamperfecto para tu e-commerce: un nombre que, a poder ser, deje muy clara la identidad de tu negocio en las mínimas letras posibles. Y si, además, ya piensas qué tal quedará ese nombre en tu dominio web (y, de hecho, certificas que el dominio está libre) y te aseguras de que ese dominio incluya alguna palabra clave para tu negocio, mejor que mejor.

 

2. Escoge un hosting

No seas rácano: un e-commerce debe construirse sobre un servicio de hosting potente y solvente. Si apuestas por una opción barata e inestable, el mayor perjudicado serás tú mismo cuando este mal servicio te impida realizar todas las ventas que podrías formalizar si tu hosting funcionara a plena potencia.

 

3. Contrata un dropshipper

Los dropshippers son la gran salvación de los e-commerce primerizos: se trata de mayoristas que enviarán directamente a nuestros clientes los productos que hayan comprado en nuestra web. Sin distintivos del propio dropshipper, con nuestra propia factura y lo mejor de todo: liberando espacio en nuestros almacenes (e incluso aniquilando por completo el concepto de almacén).

 

4. Implementa un CMS

Un CMS es, como sus siglas indican, un “sistema de gestión de contenido” (“content management system“). Dicho de otra forma: la herramienta que te permitirá gestionar todo el contenido de tu e-commerce a nivel de texto y fotos y compras y todo lo que se te ocurra. Existen CMS especializados en tiendas virtuales que son totalmente gratuitos, pero está claro que las opciones de pago como Shopify o Prestashop son las que mayores prestaciones y estabilidad ofrecen.

 

5. Selecciona tus métodos de pago

Cuantos más, mejor. Porque lo que no puedes permitirte es perder una venta debido a que tus métodos de pago no incluyan el favorito de un cliente potencial. Considera el pago con tarjeta de crédito, pasarelas de pago como Pay-Pal, contra reembolso y cualquier otra opción que te venga a la cabeza o que reclamen tus clientes.

 

6. Crea tu marco legal

Que lo sepas: legalmente hablando, no puedes vender productos si no eres autónomo o empresa. Lo más recomendable, sin embargo, es establecerte como SL (sociedad limitada) para blindar todo lo relativo a la responsabilidad civil. Lo mejor a este respecto, sin embargo, es no intentar hacerlo uno mismo: ponte en manos de un gestor experto. A la larga, lo agradecerás.

 

7. Contrata publicidad

Tu e-commerce ya está montado… Pero nadie llega a él. ¿Por qué? Puede que sea por múltiples motivos, pero la forma más rápida de atraer clientes potenciales es contratar publicidad. Publicidad online, de hecho, ya que esta será la más adecuada para que alguien que ya esté navegando se dirija hasta tu tienda online. ¡Ah! Y, aunque sea un sistema complejo, no subestimes los Adwords de Google, porque pueden acabar convirtiéndose en tu mejor aliado.

 

8. Dale caña al marketing

No te confundas: publicidad y marketing no es exactamente lo mismo. Y, aunque tengas cubierta la publicidad, necesitarás también establecer ciertas estrategias de marketing que conviertan a tu e-commerce en un destino más apetecible para tus clientes potenciales. Ofrece ofertas especiales, usa las redes sociales, organiza concursos, ponte en contacto con la prensa… Las posibilidades son infinitas, pero el marketing es tu aliado definitivo a la hora de posicionar tu tienda virtual.