Uncategorized

FuckUpNights: la iniciativa que te ayuda a entender por qué tu proyecto ha fracasado

FuckUpNights: la iniciativa que te ayuda a entender por qué tu proyecto ha fracasado

¿Sabes en qué consisten las FuckUpNights? Son las noches que te ayudan a entender por qué tu proyecto como emprendedor ha fracasado.

Hemos idealizado de una forma tan megalómana la cultura del éxito que parece que el fracaso es algo así como una plaga, una enfermedad contagiosa que, cuanto más lejos, mejor. Pero precisamente este tipo de actitudes nos hacen olvidar que, habitualmente, sin haber experimentado el fracaso antes, no suele haber éxito… Y de eso va precisamente FuckUpNights.

¿No has oído hablar de esta iniciativa? Sería algo totalmente extraño, porque lo cierto es que el nombre de estos eventos circula desde hace años como visita obligada dentro del panorama del emprendimiento. Como forma no solo de practicar un networking de calidad, sino también de aprovecharse de la sabiduría y la experiencia de todos los miembros de esta comunidad tan aventurera y aficionada al riesgo.

Porque la cosa funciona tal que así: las FuckUpNights son unas noches (habitualmente, el segundo jueves de cada mes) en las que se juntan todo un grupo de personas para escuchar los casos de fracasos de tres o cuatro emprendedores. La idea es que estos emprendedores usen un máximo de 7 minutos para explicar su historia de fracaso. Una historia a partir de la que otros que están empezando puedan extraer una poderosa enseñanza aplicable a sus propios negocios primerizos.

Y no solo eso: tras las charlas, llega el momento de tomar algo con los asistentes y ampliar tu red de contactos si es que eso es lo que quieres… Pero, sobre todo, es en ese instante cuando puedes hablar con otros emprendedores que a seguramente estén enfrentándote a problemáticas similares a las que te preocupan en tu propia aventura empresarial.

¿Ves? Todo son beneficios en las FuckUpNights. Pero, precisamente porque es una idea tan elocuente, es necesario preguntarse: ¿de dónde sale exactamente?

 

Un poco de historia

Los fundadores de las FuckUpNights suelen comentar que la idea surgió precisamente alrededor de una mesa repleta de mezcales. Esta pista ya te habrá dejado claro que el concepto nació en México, y que nació de un grupo de emprendedores achispados que empezaron a preguntarse por qué resulta que solo se habla de lo positivo y lo agradable del emprendimiento, pero nunca de los errores y los fracasos.

Lo curioso es que, si se hablara en voz alta de esos errores y fracasos, otros emprendedores podrían usarlos como enseñanza… Así que los creadores de esta revolucionaria iniciativa empezaron a verbalizar su propia ristra de terrores empresariales y, de ahí, saltaron a congregar a amigos y conocidos en la primera FuckUpNight de la historia. Fue en Ciudad de México en septiembre del año 2012, y tan solo reunió a 35 asistentes.

Dice la leyenda que, a partir de entonces, por las FuckUpNights de México (que sigue siendo el epicentro de este movimiento) han pasado empresarios y hasta doctores, pero también profesiones más exóticas como magos, dueños de sex shops, bailarines y alguna que otra presencia ilustre como el Presidente del Instituto Nacional del Emprendedor (Enrique Jacob) o el director del Museo Mexicano del Diseño (Álvaro Rego). Si todos ellos han expuesto sus penosos casos de fracaso, ¿por qué no vas a hacerlo tú?

 

¿Y hay FuckUpNights cerca de mí?

¡Claro que las hay! Desde el lejano septiembre del 2012, las FuckUpNights se han ido implantando en países del mundo entero. Sobre todo, porque cualquiera puede sumarse al movimiento y tomar la iniciativa de importar estas productivas noches a su propia ciudad.

En España, por ejemplo, puedes encontrar FuckUpNights en las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Salamanca, Málaga y Las Palmas de Gran Canaria… Puedes chequear cuál es tu evento más cercano en el mapa de la web oficial de este movimiento. Pero, sea como sea, está claro que esta iniciativa nació para extenderse en un mundo que las necesita, en un mundo que debe aprender urgentemente que, sin fracaso, nunca hay éxito.