Proyectos

Estudio de mercado: ejemplos prácticos

Estudio de mercado: ejemplos prácticos

¿Crees que podrías beneficiarte de un buen estudio de mercado pero no sabes por dónde atacarlo? Estos ejemplos prácticos te aclararán las cosas.

Que no te engañen: llegar y besar el Santo es algo que todos tenemos muy idealizado… Pero, en materia de negocios, no ocurre nunca. Para besar el Santo del éxito empresarial, es necesario haber abonado antes el terreno para que las ideas que plantes en él crezcan y florezcan de manera adecuada. Y una de las mejores formas de abonar el terreno es conociéndolo mediante un buen estudio de mercado.

Porque existen muchos abonos para esta aventura empresarial: una buena idea es la semilla, pero luego viene hacerte con un buen equipo, hacerte con el mejor software (sí, claro, ¿o te creías que encontrar el mejor programa de contabilidad para Pymes no es determinante a la hora de triunfar?)… Y muchos otros entre los que destacan los mencionados estudios de mercado.

Ya hace algunos días que en nuestro blog publicamos el artículo «¿Cómo hacer un estudio de mercado?». Allá explicábamos todos los pasos que hay seguir; aquí te mostramos ejemplos de estudio de mercado. Así que, antes de seguir leyendo, mejor refresca la memoria con el tema, porque vamos a meter directamente las manos en la masa. ¿Preparado?

 

Ejemplos prácticos de estudios de mercado

A continuación, abordaremos dos ejemplos diferentes con los que cubrir las dos grandes necesidades actuales: por un lado, un producto real y tangible; por el otro un servicio tecnológico que no es tangible, sino abstracto.

Ejemplo 1: Producto alimentario

Empecemos por lo real y tangible. Imaginemos que un emprendedor quiere meterse en el campo de la industria alimentaria eco y sostenible. Va a ser una empresa ligada a sus propias inquietudes como vegetariano preocupado por la calidad de los alimentos que ingiere (y ya sabes que, al fin y al cabo, las empresas que más triunfan son aquellas ligadas a una preocupación o necesidad de su propio creador).

Pero, claro, la industria eco y sostenible es precisamente una de las más pujantes en este momento. Nada mejor para descubrirlo que este ejemplo de estudio de mercado.

  1. Recopilar información. Lo primero sería recopilar cuanta más información mejor sobre el mercado eco y sostenible. Y, ojo, porque el hecho de que esta empresa nazca de una preocupación de su propio creador no significa que este lo sepa todo sobre esta industria. Más bien al contrario: se trata de recopilar cuanta más información mejor de este mercado, su marco legal, sus condiciones comerciales y, sobre todo, de su estado actual.
  2. Observación directa. Ir a hablar con productores especializados en productos eco y sostenibles, acudir a tiendas y supermercados para observar el comportamiento de los clientes ante estos productos e incluso preguntar a los responsables sobre posibles tendencias que hayan localizado… ¡Es el momento de mancharse las manos bajando al campo!
  3. Entrevistas y encuestas. Este sería un buen ejemplo de estudio de mercado. ¿Por qué no realizar una mesa con consumidores de este tipo de productos que te expliquen directamente qué necesidad no tienen cubierta actualmente en este mercado? ¿Y por qué no recurrir incluso a una encuesta realizada a consumidores generales para descubrir cuál sería el producto eco y sostenible que les haría acercarse hacia este mercado?
  4. Análisis de la competencia. ¿Quiénes serían tus competidores más directos (ya sea como empresa productora de productos en general o como productores especializados)? Localízalos y analízalos para descubrir qué están haciendo bien… Y, sobre todo, qué están haciendo mal que tú podrías mejorar.
  5. Localización de target. Con todos los datos anteriores en la mano, toca decidir: ¿qué producto sería el ideal para un target que ahora mismo esté descuidado o que sea susceptible de abrazar tu producto (sea este cual sea)?
  6. Informe. Ponerle la guinda a este ejemplo de estudio de mercado ya corre por tu cuenta, claro.
Estudio de mercado: ejemplos prácticos

Ejemplo 2: Servicio digital

Para nuestro segundo ejemplo no tenemos un producto real y tangible… Sino un servicio digital que tus clientes van a poder ver y toquetear antes de comprar. De hecho, en este caso no vamos a partir de un caso en el que sepamos el mercado que queremos atacar (alimentación eco y sostenible) para ver qué producto podría triunfar en él. Vamos a ver, por el contrario, la posibilidad de usar un estudio de mercado para analizar la viabilidad de un servicio que esté ya perfectamente definido.

Ese servicio es ni más ni menos que una subscripción a un editor de texto markdown en formato app. Está claro que cada vez son más los que están abandonando los editores de texto ultra complejos y se están pasando a la simpleza del markdown. Y también está claro que los usuarios están abrazando el formato de subscripción por uso. Pero ¿cómo saber si nuestro servicio puede triunfar en este mercado pujante? Con el ejemplo de estudio de mercado que viene a continuación.

  1. Recopilar información. Ya lo hemos dicho un poco más arriba: el mercado de las apps de edición de texto markdown es pujante… Pero es necesario recopilar cuanta más información sobre este campo mejor. ¿Hacia dónde se dirige este mercado? ¿Está empezando a saturarse? ¿Puede ser una moda pasajera?
  2. Observación directa. Aquí no hay tienda o supermercado al que puedas dirigirte… Pero ¿por qué no darte una vuelta por foros especializados para empaparte de la percepción de los usuarios al respecto de la edición de textos markdown? ¿Por qué no rastrear redes sociales a la búsqueda de debates de los que puedas extraer una visión panorámica de esta industria?
  3. Entrevistas y encuestas. Las posibilidades son infinitas; existen muchos ejemplos de estudios de mercado relacionados con este punto… Puedes, sin ir más lejos, hacer una encuesta a usuarios para saber su relación con los editores de texto en general y con el markdown en concreto. Puedes convocar un grupo de estudio para ver en directo cómo reaccionan ante este tipo de editores. Puedes usar un servicio de encuesta telefónica para conocer la reacción de los clientes potenciales ante este tipo de editores y hacia el formato de subscripción. ¡No te pongas límites a la hora de explorar directamente a tus usuarios en potencia!
  4. Análisis de la competencia. Aquí no se trata de analizar la herramienta que ofrecen tus competidores, sino el servicio en general. Tómalo como ejemplo para hacer tu propio estudio de mercado y responde a cuestiones tales como: ¿qué puedes añadir a tus planes de subscripción para convencer a usuarios que ya están suscritos a tu competencia? ¿Qué le falta a tus competidores que podría ser un caramelito para alguien que quiere hacerse una subscripción pero no sabe qué servicio elegir?
  5. Localización de target. Tu target no es el de usuarios de editores de texto markdown, ni mucho menos. Recuerda: hay que segmentar y volver a segmentar hasta encontrar un nicho que puedas explotar. Y, a partir de ese nicho, ir ampliando para ir conquistando nichos adyacentes. Pura mentalidad imperialista aplicada a los servicios digitales.
  6. Informe. Vuelca todo lo que hayas aprendido en este ejemplo de estudio de mercado… ¡Y ponte a trabajar!