Emprender

Diferencias entre licencia de apertura y licencia de actividad

Diferencias entre licencia de apertura y licencia de actividad

¿Conoces las diferencias entre licencia de apertura y licencia de actividad? Las explicamos en este artículo imprescindible si vas a abrir un negocio.

El lío está servido cuando dos conceptos son lo mismo… pero no. Eso es lo que ocurre en el caso de dos licencias tan similares como la de apertura y la de actividad: que todos aquellos que han de cursarlas se van a encontrar con serias dudas sobre qué las diferencian. Este articulo está aquí, sin embargo, para aclarar un poco este entuerto.

Porque este es uno de esos casos que te obligan a sacar un poco la cabeza de tu propia empresa para buscar respuestas fuera. Vamos, que ni tu mejor programa de contabilidad va a solventarte esta duda primordial entre dos tipos de licencia que se refieren al permiso otorgado por el Ayuntamiento para realizar una actividad económica.

Pero, si ambos conceptos se refieren a lo mismo, ¿cuáles son entonces las diferencias entre licencia de apertura y licencia de actividad?

¿Qué es la licencia de apertura?

Empecemos por la primera: qué es la licencia de apertura. Dicha licencia es el permiso concedido por el ayuntamiento para que un local pueda abrir sus puertas de cara al público. Este certificado solo se ofrecerá al local en el caso de que este cumpla con los requisitos mínimos legales.

¿Y cuáles son estos requisitos? Un total de seis que te resumimos a continuación…

  1. El uso y las condiciones del local deben cumplir las normas urbanas de integridad estructural del inmueble.
  2. El local debe contemplar todas las medidas anti-incendios vigentes (que atañen a su tamaño, su estructura y sus rutas de salida).
  3. Otra de las direfencias entre licencia de apertura y licencia de actividad es la iluminación del local: esta debe ser suficiente como para que aquellos que se encuentren dentro de él puedan hacer un uso perfecto de sus instalaciones.
  4. La ventilación del espacio debe estar asegurada.
  5. El local debe cumplir con los requisitos de salubridad pertinentes (especialmente, en el caso de negocios de la industria alimentaria u otras industrias que tengan algún tipo de relación con la salud de los clientes y los trabajadores).
  6. Las normas de seguridad y salud vigentes deben cumplirse a rajatabla.

Si estamos buscando las diferencias entre licencia de apertura y licencia de actividad, sin embargo, habrá que señalar que hay algo que las une: en ambos casos deberemos contratar a un especialista capaz de certificar que se cumplen todos los requisitos mínimos. En el caso de la licencia de apertura, suelen tratarse de arquitectos o ingenieros, siempre especializados en seguridad e ingeniería civil.

¿Qué es la licencia de actividad?

Llegados a este punto, qué menos que definir también qué es la licencia de actividad. Dicho documento se refiere, por su parte, al permiso expedido por el Ayuntamiento que certificará a una empresa como apta para desempeñar una actividad económica concreta. Es un trámite necesario para todos los tipos de negocio excepto para las actividades profesionales, artesanales y artísticas. También estará exento de este trámite cualquier negocio que desempeñe su actividad en una vivienda privada, que certifique que su actividad económica es inocua o que no tenga ningún tipo de venta directa al público.

Para seguir comprendiendo las diferencias entre licencia de apertura y licencia de actividad, es necesario entender que, en el segundo caso, será un técnico especializado quien realice un informe en el que se asegure que la empresa solicitante cumple los requisitos legales mínimos. Este reporte se basa en un análisis técnico en el que el profesional realizará todo un conjunto de mediciones que garanticen las medidas mínimas de un local. A continuación, deberán comprobarse las instalaciones de agua, luz y cualquier otra infraestructura de la que vaya a beneficiarse el negocio.

Pero los trámites no se detienen aquí, sino que, una vez con este informe en la mano, deberemos someterlo a una nueva revisión por parte de un colegio profesional. Este organismo será el encargado de dar el visto bueno a la empresa antes de entregar el reporte al Ayuntamiento para solicitar la licencia.

Curiosamente, una de las grandes diferencias entre licencia de apertura y licencia de actividad es que existe una triquiñuela legal que le permite a una empresa empezar a operar sin necesidad de una licencia de actividad válida. Se trata de la Declaración Responsable de Actividad, y es una simplificación de los trámites burocráticos de la licencia de actividad en el caso de que el local que la solicite no supere los 300 metros cuadrados. Eso sí, una advertencia: solicitar la Declaración Responsable de Actividad no nos exime de la necesidad de tener una licencia de actividad en regla, solo de empezar a operar mientras se va solicitando.

¿Te han quedado claras las diferencias entre ambos conceptos? ¿Ya sabes si necesitas cursar ambas licencias o solo una de ellas? Sea como sea, ponte a trabajar, porque en ambos casos te vas a encontrar con procesos largos y costosos.