Facturación

CIF y NIF: ¿en qué se diferencian?

CIF y NIF: ¿en qué se diferencian?

¿Eres de los que se preguntan cuál es la diferencia entre CIF y NIF? ¿Cómo saber el CIF de una empresa es algo que te interesa? Pues sigue leyendo…

Todos hemos crecido llamándole DNI. Bueno, ni eso: realmente, hemos crecido llamándole carnet (o, mejor todavía, «carné», así, sin la t final). Es por ello que resulta tan normal que, a día de hoy, tengamos cierto lío a la hora de saber cuál es exactamente la diferencia entre ambos conceptos. Si es que existe tal diferencia, claro…

Porque lo cierto es que, para empezar, entre ambos conceptos solo existe una letra de diferencia y, de hecho, por ley, a día de hoy son exactamente lo mismo… Por mucho que, sobre todo en el mundo laboral y en especialmente en el de la facturación, sí que se sigan utilizando ambos para designar realidades distintas.

Solo hace falta entrar en cualquier programa de contabilidad para empresas para contemplar cómo la separación entre CIF y NIF sigue siendo algo realmente extendido. Pero esto no será impedimento a la hora de que intentemos esclarecer la diferencia primordial entre estos dos conceptos.

 

Diferencia entre CIF y NIF

De una forma realmente sintética, podríamos decir que la principal diferencia es que el primero se utiliza en el caso de las empresas y el segundo en el caso de las personas. Las siglas, por ciertos, responden a Código de Identificación Fiscal (para empresas) y Número de Identificación Fiscal (para personas).

Aquí viene lo divertido: el Real Decreto 1065/2007, que entró en vigor en el año 2008, estableció una nueva situación legal en la que el término CIF dejaba de ser vigente. De esta forma, el Número de Identificación Fiscal pasaba a ser la norma y a aplicarse tanto a personas como a empresas.

Lo que ocurre es que, por mucho que esta ley esté vigente, ¿alguien le hizo caso? A nivel legal, claro. Pero a nivel de uso diario, va a ser que no. Hace ya más de diez años que nos dijeron que ya no había diferencia entre CIF y NIF, y aquí estamos todos, enganchados al Código de Identificación Fiscal como si no hubiera un mañana.

 

¿Cómo saber el CIF de una empresa?

Así que, puestos a seguir empeñados en usar este código, resulta totalmente pertinente lanzar al aire la siguiente pregunta: ¿cómo saber el CIF de una empresa? Al fin y al cabo, este código puede proporcionarnos información realmente valiosa de una compañía tal y como el tipo de sociedad que es o la provincia en la que está registrada.

La primera posición del CIF, por ejemplo, revela el tipo de sociedad de la empresa, siendo las más habituales la letra A (Sociedad Anónima) y la B (Sociedad de Responsabilidad Limitada). Aunque también pueden encontrarse otras letras como la C (Sociedad Colectiva), la D (Sociedad Comanditaria)… Y así hasta la J (Sociedad Civil). Esta letra, por cierto, es la principal diferencia entre CIF y NIF.

Después de esta letra, encontramos un total de ocho dígitos que también aportan una buena ración de información. Los dos primeros indican la provincia (01 es Álava, 02 Albacete, 03 Alicante… siempre siguiendo un riguroso orden alfabético), los cinco siguientes son el número correlativo de inscripción de la compañía en el registro provincial y, por último, el noveno dígito es un código de control.

Eso sí, a diferencia de lo que ocurre con el NIF (que es custodiado por sus poseedores como parte de su identidad administrativa), el CIF de las empresas es algo que está ahí… Y a lo que puede acceder cualquiera. Si necesitas lanzar una factura, siempre puedes recurrir a herramientas como esta para acceder a este código.

¿Ha quedado clara la diferencia entre CIF y NIF? ¿Ahora ya sabemos que son lo mismo y que debería usar solo el término NIF… pero nos da totalmente igual? Entonces el objetivo de este artículo está más que cumplido.