Contabilidad

Las deducciones que puedes hacer cuando declares la renta 2019

autor

Las deducciones que puedes hacer cuando declares la renta 2019

Como todos los años, una de las dudas más recurrentes es qué hacer para que nos salga a devolver… o, al menos, que tengamos que pagar lo menos posible. Aquí hemos reunido un listado con una serie de conceptos, pautas y consejos que te ayudarán con deducciones a la hora de hacer la Declaración de la Renta 2019. 

¿Qué deducciones podemos hacer en la Declaración de la Renta 2019?

Vivienda, planes de pensiones, donaciones… las desgravaciones son muy variadas y hay que leer con detenimiento todas las condiciones que dicta la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria) para evitar disgustos ante una revisión de nuestra Declaración.

Conceptos básicos

Pero antes de hablar de las deducciones, tenemos que tener claros unos conceptos. Si estos los tienes claros, puedes ir directo a la parte de deducciones: 

IRPF

En España, el IRPF es el impuesto sobre la ganancias de las personas físicas y lo deben pagar todos aquellos que residan en el país (o tengan sus actividades económicas principales ahí). Se cobra a las ganancias obtenidas durante un año y es progresivo, es decir, mientras más dinero haya obtenido alguien en ese periodo, más grande será el impuesto sobre la renta. 

El IRPF se cobra por ‘tramos’ y se aplica dependiendo de las ganancias de una persona. Lo mínimo que se cobra es 19% de una renta de entre 5.550,00 € y 12.450,00 € y lo máximo es 47% a personas que adquieran más de 60.000,00 € en un año. 

A partir deTipo impositivo 
5.550 €19%
12.450 €24%
20.200 €30%
35.200 €37%
60.000 €45%

Actualmente se habla de una reforma al IRPF al que se le agregarían dos tramos más: a partir de 130.000,00 € se cobraría 47% y después uno de 300.000,00 € al que se le aplicaría un 49%. Hasta los momentos, estos cambios no se han aprobado y la campaña se realizará con las mismas condiciones que las de la Declaración de la Renta 2018. 

El IRPF es el impuesto más importante de la Agencia Tributaria y se usa para financiar al gobierno. Éste se cobra en cuatro tipos diferentes de rentas obtenidas: 

  • Rendimientos del trabajo. Éste es el que paga la mayor parte de la población y se hace a través de un contrato de trabajo. Se cobra mensualmente del sueldo y aparece en la nómina.
  • Rendimientos del capital mobiliario. Acciones en una empresa. Participación en beneficios de una entidad. Préstamos. 
  • Rendimientos del capital inmobiliario. Alquiler y venta de inmuebles, por ejemplo.  
  • Rendimientos de actividades económicas. Ganancias generadas por actividades económicas propias (autónomos y empresarios).  

Vale acotar que el IRPF, y las deducciones que se le pueden hacer, varía entre comunidades autónomas

Controla mucho más que tus finanzas con Holded ¡Empieza gratis! 

Desgravar

Según la Real Academia Española (RAE), desgravar significa lo siguiente:

Deducir parcial o totalmente [un ente público o privado] el impuesto, la tasa u otra carga que pesa sobre ciertas cosas, según lo que establece la Administración.

En pocas palabras, cuando se habla de desgravar y deducciones, es básicamente lo mismo. La deducción de importe de un producto podrá aplicarse en los siguientes casos:

  • Cuando esté registrado en tu libro contable.
  • Siempre que tengas documentos justificativos del pago (facturas, normalmente). Estos deberás guardarlos durante cinco años.
  • Y, sobre todo, cuando el gasto esté relacionado con tu actividad económica.

IVA soportado y IVA devengado

El IVA soportado o deducible, que viene derivado de tus compras de bienes o servicios; y el IVA devengado o repercutido, que es el que cobras a tus clientes. Dicho en otras palabras: la diferencia entre ambos depende de quién sea el vendedor y quién el receptor del producto.

En el caso de los autónomos que presentan anualmente la liquidación del IVA están obligados a reflejar en su declaración la diferencia entre el impuesto repercutido y el soportado.

Traduzcamos todo esto en un caso concreto: si quieres desgravar el 21% de un ordenador portátil que has comprado para tus trabajos de diseño gráfico, probablemente no levantes sospechas y podrás hacerlo sin problema alguno. Pero, por el contrario, si intentas hacer lo mismo con un viaje al Caribe, entonces corres el riesgo de que Hacienda te haga una inspección.

Entendiendo entonces que, siendo autónomo, solo puedes desgravar gastos relacionados directamente con tu actividad, veamos cuáles son susceptibles de incluir en la declaración.

Base imponible y base liquidable 

La base imponible es la cantidad sobre la que se calculan los impuestos. La base liquidable es el resultado de haber aplicado las deducciones a la base imponible. Mientras menor sea, menos tendremos que pagar a Hacienda. Si no se hace ninguna deducción, la base imponible y la base liquidable serán iguales.

deducciones renta 2019 autónomos
Los autónomos podrán desgravar gastos relacionados a su trabajo como, por ejemplo, la compra de un ordenador.

Deducciones para autónomos

En este caso, los autónomos pueden disfrutar de algunos beneficios fiscales al optar por retribuciones que no sean dinerarias, como por ejemplo cheques restaurante, seguros médicos, abonos transporte… Para optar al mejor tratamiento fiscal es necesario que se refleje en las condiciones contractuales para destacar las formas de retribución.

Material de trabajo y oficina

Es la parte más obvia: un ordenador puede ser considerado una herramienta de trabajo –dependiendo de tu sector–. Lo mismo ocurre con los artículos de papelería u oficina, y con las tarjetas de visita, el material promocional, etc. Todo esto es claramente desgravable.

Gastos relacionados en autónomos

  • Las dietas en horario de trabajo serán deducibles.
  • Los programas informáticos que utilices también, en el caso anteriormente mencionado de un diseñador gráfico, podría desgravar la compra del Photoshop. A nivel general también es susceptible de desgravar Holded, ya que ayuda con la facturación de cualquier negocio.
  • La gasolina se puede desgravar en un 50% si el consumo se da con un vehículo empleado en viajar al trabajo o en visitar a clientes. Si es un vehículo de mercancías, entonces podemos desgravar el 100%.

Exención de tributar hasta 60.100 euros para los que trabajen en el extranjero

Los trabajos realizados para empresas ubicadas en el extranjero están exentos de tributar hasta un límite máximo de 60.100 euros al año. Aunque existen unas condiciones:

  • Se haya aplicado un impuesto similar al IRPF en el país donde se realicen estos trabajos.
  • No sea un paraíso fiscal.
  • Se trate de un desplazamiento temporal del contribuyente.

Deducciones para nuevos emprendedores

Entre las principales medidas, destaca la deducción de hasta el 20% en su cuota del IRPF sobre la inversión al crear una sociedad o participar en una empresa de nueva creación. El Gobierno ha situado la base máxima en 50.000 euros anuales, y esa cantidad no puede ser más del 40% del capital de la nueva empresa creada.

Se trata de un incentivo fiscal para aquellas personas que aporten capital a una nueva empresa, siempre que mantengan su participación en la sociedad entre tres y doce años.

Estas inversiones tienen una deducción del 20% de la inversión realizada al suscribir las acciones o participaciones de la sociedad. Los requisitos son los siguientes:

  • La base máxima de deducción es de 50.000 euros anuales.
  • Está limitada a una participación, junto su cónyuge y familiares hasta el segundo grado incluido, nunca superior al 40% del capital de la entidad.
  • Siempre y cuando los fondos propios de la empresa no superen los 400.000 euros al inicio de la entidad, cuando el inversor adquiera las acciones.

Deducciones para trabajadores por cuenta ajena

Los puntos anteriores están vinculados al trabajo por cuenta propia, pero también hay condicionantes en el trabajo por cuenta ajena que permiten desgravar en la Declaración de la Renta 2019 y que merece la pena mencionar.

  • Salario mínimo: el mínimo de un contribuyente exigible para cumplimentar la declaración es de 5.550 euros al año. Esta cantidad podría variar en función de los mínimos establecidos por ascendientes, descendientes y discapacidad.
  • Familia numerosa: 1.200 euros anuales en el caso de las familias numerosas genera y 2.400 si cuenta con la categoría ‘especial’.
  • Discapacidad: 1.200 euros por cada ascendiente o descendiente con discapacidad.
  • Familia monoparental con dos hijos: 1.200 euros al año.
  • Tributación conjunta: la base imponible en caso de hacer una tributación conjunta entre miembros de la familia baja hasta los 3.400 euros anuales.
  • Aportaciones a sistemas de previsión social: existen reducciones por planes de pensiones, mutualidades de previsión social, planes de previsión asegurados, etc.
  • Aportaciones a personas con discapacidad y a patrimonios protegidos de discapacitados: ambas varían en función del importe aportado.
  • Aportaciones a mutualidades de deportistas profesionales: las aportaciones no podrán superar los 24.250 euros al año.

Retribuciones en especie

Si eres trabajador por cuenta ajena, debes tener en cuenta que las retribuciones en especie no tributan. Aquí se incluyen la tarjeta restaurante, transporte, gastos de guardería, formación o seguros.

Mántente encima de tus pagos con Holded ¡Empieza gratis! 

Otros tipos de deducciones

Las siguientes, son deducciones a las que todos (independientemente de nuestra situación laboral) podemos aplicar. 

Deducciones para planes de pensiones

Tradicionalmente, los planes de pensiones han sido unas de las figuras que más (y mejor) han ayudado a reducir la carga fiscal de los contribuyentes. La última reforma fiscal también ha traído novedades para estos productos financieros que sirven como complemento privado a las pensiones del sistema público y que el trabajador podrá cobrarlos una vez se jubile o en los casos estipulados por ley.

Los planes de pensiones desgravan en la Declaración de la Renta 2019 en función de las cantidades aportadas. También se incluyen los planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y las primas satisfechas a seguros privados que cubran exclusivamente el riesgo de dependencia severa o gran dependencia.

El máximo que podemos deducirnos por estas aportaciones es de 8.000 euros al año y no debe superar el 30% de los rendimientos del trabajo y/o actividades económicas. Por ejemplo, si la renta es de 60.000 euros, lo máximo que podrá aportar a planes es el 30% de esa cantidad: 6.000 euros. No te interesa invertir más porque no te lo deduces fiscalmente y tributarás cuando te jubiles y lo rescates. De este modo, la Agencia Tributaria nos devolverá parte del dinero invertido, que dependerá de cuál sea nuestro tipo impositivo marginal.

Por ejemplo, si tienes el máximo, del 46%, y aportas 1.000 euros, Hacienda te devuelve 460 euros. Si aportas 8.000 euros, Hacienda te devolverá 3.680 euros. Para unos ingresos inferiores, la ventaja fiscal será menor. Así, alguien con un sueldo de 30.000 euros al año, que tendrá un tipo medio cercano al 25%, si ha aportado a su plan de pensiones 2.000 euros al año, tendrá un ahorro fiscal de 500 euros.

Además, también desgravan las aportaciones a planes de pensiones realizadas por el cónyuge del contribuyente cuando la renta de este sea menor de 8.000 euros. En este caso, el límite de la aportación es de 2.500 euros.

Deducciones para el ahorro

Además de las bonificaciones para emprendedores, otro de los cambios que implementó la reforma fiscal del 2014 fueron los incentivos para promover el ahorro particular. Se crearon dos figuras nuevas: la primera siendo los Planes de ahorro 5, cuyos rendimientos no hay que tributarlos en el IRPF con un límite de 5.000 euros al año durante un plazo de 5 años. Es decir, de las ganancias que se obtengan, no hay que tributarlas en ese período. A pesar de las buenas intenciones, este producto no ha tenido el éxito que se esperaba. 

La segunda figura son las conocidas como Reservas de Capitalización. Con este instrumento fiscal podemos reducir hasta un 10% la base imponible del Impuesto de Sociedades (IS) si la compañía crea una reserva indisponible y mantiene en ella fondos propios también durante 5 años.

Desgravaciones por ayudas benéficas

Otro de los mecanismos más habituales para obtener desgravaciones en el IRPF son las ayudas sociales. Es decir, las donaciones a organizaciones no gubernamentales. Según la normativa, los contribuyentes podrán desgravarse un 75% de los primeros 150 euros donados y, a partir de esta cantidad, la desgravación será del 30%.

Generalmente estas organizaciones se encargan de enviar por carta a los socios las cantidades satisfechas en cada ejercicio para poder comprobar si en el borrador de la Renta se ha incluido en su casilla correspondiente. En caso de que no se refleje, se podrá añadir para obtener la bonificación en las aportaciones correspondientes.

Deducción por maternidad

La deducción por maternidad es una ayuda a las madres trabajadoras con hijos menores de tres años a su cargo que se otorga vía IRPF. La deducción también se aplica en el caso de adopciones y acogimiento sin importar la edad del menor, durante los tres años siguientes a su inscripción en el Registro Civil o durante los tres siguientes años a la resolución judicial de acogimiento.

El padre o tutor también podrán aplicar la deducción en caso de fallecimiento de la madre o cuando tengan asignada en exclusiva la custodia.

La cuantía de la deducción es de 1.200 euros al año. Y el cálculo se realiza de forma proporcional al número de meses que se cumplan los requisitos. Es decir, si el niño nació el 1 de mayo, la deducción será de 8 meses y, por lo tanto, la deducción de 600 euros.

deducciones renta 2019 - preguntas frecuentes
Para evitar sorpresas con Hacienda, es importante saber qué es lo que no se puede desgravar.

Lo que no se puede desgravar: preguntas frecuentes

En los peores momentos de la crisis, el gobierno español retiró parte de la bonificaciones que existían para la compra de vivienda.

Asimismo, se retiró la desgravación fiscal por la compra de vivienda para todos los inmuebles adquiridos a partir del 1 de enero de 2013. Esto significa que todas las viviendas compradas antes de 31 de diciembre de 2012 todavía poseen la deducción fiscal de hasta el 15% por las cantidades invertidas a lo largo de todo el ejercicio… con un límite de 9.040 euros.

¿Puedo desgravar el alquiler del piso?

No siempre: la ley vigente da derecho a aplicar la deducción solo en aquellos contratos de arrendamientos firmados antes del 1 de enero de 2015 y en caso de que el contribuyente sea menor de 35 años. Asimismo, este deberá tener una base imponible inferior a 24.107,20 euros anuales.

¿Puedo desgravar la hipoteca?

Es una de las preguntas más frecuentes cuando toca hacer la declaración de la renta, ¿me puedo desgravar un préstamos hipotecario en la declaración del IRPF? Bueno, la respuesta depende de varios matices:

  • Que el préstamo haya sido destinado íntegramente a la adquisición de una vivienda.
  • Que la vivienda sea considerada un bien inmueble.
  • Que la compra de la vivienda habitual haya sido antes del 1 de enero de 2013, ya que a partir de ese día los préstamos hipotecarios no son desgravables –y esto nos lleva al principio de este apartado–.
  • Que el inmueble por el que se adquiere el compromiso hipotecario sea la residencia habitual. Las segundas residencias no desgravan.

¿Desgravaciones por paraísos fiscales?

Hacer cualquier tipo de gasto en paraísos fiscales puede tener sus ventajas (y aquí lo dejamos ya a la imaginación de cada uno)… Pero lo que no podrás hacer es desgravar estos gastos en tu declaración de la renta, ya que imputan en la misma categoría que las multas o los donativos y, por lo tanto, no se contemplan a este respecto.

¿Puedo confiar en el borrador de la renta? 

No debemos tener prisas por terminar con la Declaración de la Renta 2019. De hecho, las prisas suelen dar pie a errores y a terminar pagando más de la cuenta. Lo primero que debes saber es que la Agencia Tributaria se equivoca con frecuencia por lo que tener una fe ciega en el borrador de la renta es un error que debemos evitar por encima de todo. 

El Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos advierte que se pueden perder hasta 300 euros al aceptar el borrador sin revisar. 

Tip: Hazla aunque no estés obligado a presentarla

Es muy recomendable que, aunque no estés obligado a presentar la Declaración de la Renta 2019, te descargues el borrador y lo revises igualmente. Si te sale a pagar, no será necesario que lo envíes. Pero si la renta te es beneficiosa una vez calculada, la podrás presentar.

Plazos de la campaña de la renta

A partir del 1 de abril 2020 se podrá presentar la Declaración de la Renta 2019 por internet o teléfono y tienes hasta el 30 de junio del mismo año para hacerlo. Para hacerlo de forma presencial, tendrás que esperar hasta el 13 de mayo. 

Aunque si te toca ingresar, tienes que hacer la declaración antes del 25 de junio y, si vas a hacer el pago fraccionado, tienes hasta el 5 de noviembre para hacerlo. 

Para más fechas importantes, puedes revisar el calendario de la Agencia Tributaria. Y una vez presentada, no te olvides de consultar su estado.

9 Comentarios
  1. […] LEER MÁS: Qué puedo desgravar en la declaración de la renta 2018 […]

  2. […] Pero, ¿qué ocurre si no tienes noticias? En estos casos, lo mejor es consultar el estado de la Declaración de la Renta. Habitualmente, presentamos la Declaración de la Renta y nos olvidamos por un tiempo de ella. Si […]

  3. […] no teme, aunque solo sea un poquito, a la declaración de la renta anual? Al fin y al cabo, este es un trámite que, aunque creas que has cursado correctamente, […]

  4. […] tu vida laboral en un mil por cien a la hora de enfrentarte a esa tarea tan temida que es la declaración de la Renta. Pero por aquí siempre decimos lo mismo: incluso el mejor de estos programas te sigue obligando a […]

  5. […] la declaración de la renta de este año, el contribuyente deberá estar atento a los errores más comunes a la hora de […]

  6. […] haber realizado todos los cálculos pertinentes en tu declaración de la renta y después de haberte asegurado de que todos los datos son correctos, tu resultado es un número […]

  7. […] este lunes 2 de julio es el último día para presentar la declaración de la renta 2017. A veces a los contribuyentes se les olvida hacerlo, ¿hasta qué punto es el fin del mundo? […]

  8. […] obstante, el trabajador beneficiado deberá presentar la declaración de la renta anual para obtener la devolución del importe retenido durante la primera parte del año, una […]

  9. […] El día 1 de abril arranca la campaña de presentación de la Declaración de la Renta. Pero es que, además, el 20 del mismo mes supone el límite máximo para presentar los modelos 111 […]

Comments are closed.

Deja un comentario