Emprender

De local a global: 5 claves para expandir tu PYME

De local a global: 5 claves para expandir tu PYME

Clientes, gestión, tecnología, control de calidad… ¿Cuáles son las cinco claves básicas necesarias para expandir tu PYME?

Por definición, una PYME es una «pequeña y mediana empresa». Pero eso no significa que una PYME no deba tener entre sus prioridades el crecimiento de su infraestructura. Por eso mismo, es necesario tener en cuenta un buen puñado de claves que trabajen en la dirección de la expansión: gestión, tecnología, calidad… ¿Dónde está el secreto?

Pues el secreto está más bien en tenerlo todo en cuenta y, sobre todo, en tener muy claro que, si no implementas grandes cambios, una PYME se quedará para siempre en una estructura de «pequeña y mediana empresa». Así que atiende a estas cinco claves, porque pueden (y deben) ser la base del crecimiento de tu negocio.

 

Priorizar a tus clientes

«El cliente siempre tiene razón» es algo que suena a cliché puro y duro. Pero, como todos los clichés, contiene una gran carga de verdad… Y es que, si quieres expandir tu PYME, la única forma de hacerlo es escuchando a tus clientes, detectando qué es lo que más les satisface y explotándolo de forma sostenible.

Para ello, deberás conocer a tus clientes mejor que a ti mismo: usa estudios de mercado generales o, mejor todavía, intenta entrar en contacto directo con tus clientes para que te expliquen qué es lo que quieren, qué es lo que les gusta (y disgusta) de tu negocio y cómo podrías mejorarlo para así mejorar también sus niveles de satisfacción.

 

Revisar tu modelo de gestión

La coyuntura de una PYME es algo sencillo y fácilmente controlable: este tipo de empresas suele estar formada por un equipo reducido que, por lo tanto, tampoco necesita modelos de gestión complejos para trabajar. Pero, si quieres que tu PYME crezca, también ha de hacerlo tu modelo de gestión.

Eso significa que deberás revisar las jerarquías y los flujos de trabajo. Lo más normal será que llegues a la conclusión de que, para crecer, hacen falta cargos más específicos y, sobre todo, dividir la dirección de tu empresa en diferentes figuras que respondan ante un director último, que es quien debe tener en la cabeza la imagen de conjunto.

 

Implantar un control de calidad

Otra cosa que puede salirse de madre cuando una PYME crece es, básicamente, la calidad del producto o servicio que ofrece. Al fin y al cabo, cuando la estructura de la empresa es pequeña, es fácil asegurar que la producción o el servicio entregado responden a los estándares de calidad deseados.

Pero cuando esa producción crece o el servicio empieza a ofrecerse a una gran escala, es más probable que esa calidad sufra fugas y que, si no hay ningún control específico, acaben pasando desapercibidas. Para ello, estudia tu producto e implanta un control de calidad adecuado para que esas fugas de calidad nunca lleguen al cliente final.

 

Apostar por la tecnología

Puede que cada vez existan más personas dispuestas a dejarlo todo e irse a vivir a una montaña, intentando vivir de lo que producen sus manos sin necesidad de interactuar con ningún tipo de tecnología. Pero, si tienes una PYME, está claro que tú no eres una de esas personas.

Por eso mismo es necesario que, si quieres que tu PYME se expanda, apuestes con fuerza por las últimas tecnologías. Al fin y al cabo, la tecnología será precisamente tu principal ayuda no solo a la hora de mejorar la producción, sino también la administración y la gestión de la propia empresa. Sus aplicaciones se amplían día a día, así que es necesario estar atento.

 

Pensar en grande

Si tienes una PYME de éxito, eso significa que, en sus inicios, te permitiste soñar a lo grande… Y eso es algo que no debes dejar de hacer nunca. Porque, de hecho, en lo que se refiere a aventuras empresariales, siempre puede pensarse más grande todavía.

Revisa tu empresa a día de hoy e imagina cómo te gustaría que fuera de aquí a diez años. No peques de timorato ni de humilde: piensa en la estructura empresarial más grande posible dentro de la que, a la vez, siguieras sintiéndote cómodo. Y ponte a trabajar en ella.