Proyectos

Principales indicadores de un Cuadro de Mando Integral

Principales indicadores de un Cuadro de Mando Integral

¿Estás pensando en hacer un Cuadro de Mando Integral de tu empresa? En este artículo te explicamos cuáles deben ser sus principales indicadores.

Como en tantos otros ámbitos de la vida, coger un poco de distancia para mirar nuestra empresa en perspectiva y obtener así una visión global de su estado es algo necesario de vez en cuando. Pero también puede ser algo difícil de conseguir… Y más difícil resulta si haces ojos ciegos ante este artículo en el que vamos a centrarnos en una herramienta que sirve precisamente para conseguir esto mismo.

No, no nos estamos refiriendo al uso de un buen ERP en la nube. Aunque, como siempre, esto es algo de una importancia crucial a la hora de conseguir un buen flujo de trabajo entre todos los departamentos de nuestra empresa, ya que el ERP les permitirá trabajar en tiempo real y en un útil cloud de datos.

Nos estamos refiriendo más bien al Cuadro de Mando Integral (también conocido por sus siglas CMI), que no es otra cosa que una representación gráfica de los indicadores de rendimiento del negocio más importantes. Su poderío reside en su propia naturaleza, ya que estamos hablando de una herramienta puramente visual que sirve para identificar las necesidades de la empresa y así poder tomar las decisiones más óptimas.

Cuadro de Mando Integral: indicadores principales

A la hora de realizar el CMI de tu negocio, siempre debes tener en cuenta cuatro indicadores principales del cuadro de mando integral:

  1. Indicador financiero, con el que se considera cómo optimizar las inversiones del negocio. Es, en definitiva, el objetivo económico de una empresa, aunque también tiene en cuenta otros factores como el valor generado por la actividad profesional. Este indicador clave de todo cuadro de Mando Integral es el que permite llegar a conclusiones solventes a la hora de conseguir el máximo beneficio y el menor coste.
  2. Indicador de clientes, que suele responder a una pregunta muy concreta: ¿cómo queremos ser percibidos por nuestros clientes? Es necesario definir el posicionamiento de nuestra empresa con respecto a nuestros competidores, pero también es necesario considerar cuál es la percepción que queremos que el consumidor de nuestro producto o servicio tenga de este mismo.
  3. Indicador de procesos internos de negocio, que subraya la importancia de la formación dentro de una empresa para evitar el estancamiento e incentivar el progreso y perfeccionamiento tanto de los trabajadores como del negocio y su servicio o producto. Dentro del Cuadro de Mando Integral, este indicador se centra en los empleados y en la implantación de la tecnología.
  4. Indicador de aprendizaje y crecimiento, que analiza todos los procesos de producción, innovación y calidad de un negocio. Repercute principalmente en el área comercial y financiera, y proporciona información del nivel de desarrollo de los diferentes ámbitos de una empresa.

Cómo hacer un Cuadro De Mando Integral

Una vez con los indicadores claros, lo más probable es que te estés preguntando qué pasos debes seguir a la hora de hacer tu propio CMI. A continuación encapsulamos todo el proceso de cómo hacer un cuadro de mando integral en cinco pasos muy concretos…

  1. Define tu estrategia. Tienes que tener muy clara la misión, la visión, los valores corporativos y la estrategia que quieres que siga tu empresa. Para ello, resulta imperativo haber estudiado el contexto estratégico del negocio: su nicho de mercado y sus relaciones comerciales. De este contexto se desprenderá la línea de acción, trabajo y estilo de un negocio.
  2. Estructura tu estrategia. Para ello, deberás definir de forma exhaustiva las metas de los cuatro indicadores sobre los que nos hemos explayado un poco más arriba. Sin ellos, es imposible armar un buen Cuadro de Mando Integral.
  3. Reparte el trabajo. Define quién se va a responsabilizar de las metas de tu estrategia y, sobre todo, delega el trabajo sobre aquellos que creas que podrán realizarlo de la mejor forma.
  4. Decide qué método seguirás para recabar la información que deberá representarse en los gráficos del CMI. Existen softwares especializados en este tipo de tareas, así que a lo mejor deberías considerar hacerte con ellos para automatizar no solo la recopilación de datos e información, sino también su traslación a gráficos.
  5. Evalúa el desarrollo y la mejora continua. Ten en cuenta siempre los plazos que hayas marcado y, a partir de ellos, podrás medir si se están alcanzando las metas establecidas en cuanto a desarrollo. Si la mejoría es la deseada, bien. Si no, será el momento de tomar cartas en el asunto.

Cuadro de Mando Integral: ejemplos prácticos

¿Todo lo dicho más arriba te parece demasiado abstracto y todavía no consigues hacerte una idea de cómo es un Cuadro de Mando Integral en el mundo real? Pues, por suerte, resulta que muchas son las empresas y organizaciones que hacen públicos sus CMIs, sobre todo muchos de los organismos y entes públicos. Así que veamos algunos ejemplos concretos de cuadros de mando integrales.

Aquí tienes, por ejemplo, el CMI del Colegio General de Colegios Farmacéuticos.

CMI del Colegio General de Colegios Farmacéuticos - ejemplo de cuadro de mando integral

Y aquí tienes otro ejemplo, en este caso del CMI de la empresa alimentaria Zenú (Colombia).

CMI de Zenú - ejemplo de cuadro de mando integral

¿Te vas haciendo una idea más clara de cómo debería ser el Cuadro de Mando Integral de tu empresa? Porque mira que estos ejemplos ya te pueden guiar incluso a la hora de plasmarlos de forma gráfica.