Finanzas Marketing

Cristiano a la Juventus: la mercadotecnia detrás del fichaje del siglo

autor

Cristiano a la Juventus: la mercadotecnia detrás del fichaje del siglo

Al final se ha cerrado. El fichaje que amenazaba con ser el culebrón del verano ha terminado cerrándose a mediados de julio, para descanso de los clubes, compañeros, prensa y seguidores. Ya te habrás enterado: Cristiano Ronaldo se va a la Juventus.

En este blog nos gusta analizar eventos noticiosos desde su vertiente mercadotécnica, por lo que dejaremos de lado las derivaciones futbolísticas del fichaje y analizaremos su dimensión económica, las lecciones de negocio que el movimiento de CR7 a la Juve puede dejarnos.

Primero: el delantero portugués llega a Italia con una enorme atención mediática a sus espaldas y, en consecuencia, una gran facilidad para lograr patrocinios. Cristiano no sólo marca goles y llena estadios, también vende camisetas y atrae firmas deseosas de estampar su logo en el pecho del crack luso.

LEER MÁS: C. Tangana y el marketing: lecciones de negocio del artista de moda

De hecho, en el traspaso del actual Balón de Oro al conjunto juventino ha tenido mucho peso el grupo FIAT, cuyo accionista Andrea Agnelli es a la vez presidente de la Juve. Agnelli ha utilizado FIAT para financiar el fichaje del astro luso, en un movimiento que busca éxito para su equipo pero también un icono con el que publicitar su marca de automóviles. Cinco balones de oro para vender coches; un negocio soberbio.

Tanta es la influencia de Cristiano para un club como la Juventus que, como contaba hace unos días El Plural, el simple rumor de su llegada ha disparado el valor en bolsa de la Vecchia Signora: en la última semana sus acciones se han revalorizado en un 32,90%.

“Esto cristaliza en un aumento de la capitalización bursátil de casi 200 millones de euros. De hecho, con este repunte, los juventinos ya podrían comprar a Cristiano Ronaldo ya que el precio se sitúa en torno a los 100 millones (más 30 de salario anual)”, aporta El Plural, narrando lo que es sin duda un movimiento comercial maravilloso: la promesa de CR7 termina pagando el fichaje de CR7.

Esa rentable rumorología se desató después de la expectativa creada por el propio Cristiano, que tras ganar la última Champions dejó caer en los micrófonos de BeIn Sports que no seguiría en el Madrid. “En los próximos días doy una respuesta”, dijo, disparando la ansiedad de los aficionados merengues y el deseo de los juventinos.

Con esa expectativa premeditada Ronaldo consiguió presionar a ambos clubes, medios y aficionados mediante, para terminar cerrando un contrato que le reportará unos 30 millones al año –10 ‘kilos’ más de lo que cobraba–. Con los 33 años cumplidos.

Otra técnica interesante que podemos extraer del movimiento es la del refresh constante, como cuentan en Merca20. El delantero luso se caracteriza por migrar de mercados con enorme éxito. Primero lo hizo de Portugal a Inglaterra, después de Inglaterra a España y ahora lo hará de España a Italia. Es una marca que crece en cada cambio, en cada país en el que desembarca.

“Ahora desarrollará su potencial en Italia, buscará lograr la Copa para la escuadra y seguirá hasta alcanzar la Champions, con miras a convertirse en el mejor de su industria, pues bien podría retirarse como un jugador que logre todo sea cual sea el equipo al que lidere”, afirman en la mencionada web.

Se retirará, cuando llegue el momento, habiendo evitado la que quizás haya sido su gran crisis, y no precisamente futbolística. En plena marea informativa por el Mundial de Rusia 2018, CR7 aceptó pagar una multa de 18.8 millones de euros y una sentencia de dos años de prisión para escapar de sus problemas con Hacienda. Con este gesto, el delantero contuvo una crisis de reputación para su marca y hoy el problema ha quedado eclipsado por su salto a la Juve.

Expectativa, adaptabilidad y reacción a la crisis son algunas de las lecciones que deja la marca CR7 en su primer paso hacia la conquista mercado italiano, pero esta marca no se agota en la intersección entre clubes, como es obvio, sino que acumula una larga trayectoria en industrias no siempre futbolísticas.

LEER MÁS: Economía y fútbol: ¿sale rentable organizar un Mundial como el de Rusia?

Un ejemplo evidente: el entretenimiento. A principios de este año, Cristiano Ronaldo sumó su imagen a la tendencia de los superhéroes con un personaje animado en la serie ‘Striker Force 7’, proyecto en el que colaboran la productora Graphic India y la agencia de marketing digital VMS Communications. Paralelamente, el jugador lleva algunos años siendo la imagen del popular videojuego FIFA, con lo que a su dimensión deportiva añade otra capa de rentabilidad.

En resumen, Cristiano parece una carga económica para la entidad juventina, pues su salario suma el sueldo de todos sus compañeros juntos; pero a la vez genera tal impacto positivo en el club que, meta los goles que meta, la amortización está absolutamente garantizada. Gana él y gana la Juve. Sólo falta ver cuánto pierde el Real Madrid.