Facturación

¿Cómo conseguir financiación para abrir un negocio?

autor

¿Cómo conseguir financiación para abrir un negocio?

Conseguir financiación para abrir un negocio es una de las principales preocupaciones de los emprendedores. De hecho, es una de las tareas más complicadas al crear una empresa. Sin embargo, si tienes un proyecto no debes desanimarte ya que existen varias vías para conseguir financiación. A continuación te explicamos cuáles son y qué ventajas e inconvenientes tienen cada una de ellas.

El paso 1 para conseguir financiación

Lo primero que debes tener claro es cuánto dinero necesitas.

Para realizar un cálculo preliminar de la cifra que puedes necesitas deberás hacer una lista con todos los gastos que tendrás. Lógicamente esto depende del tipo de negocio que quieras abrir. Y esto lo sabes tú mejor que nadie. Ahora bien, el cálculo vendrá determinado por:

  • La inversión inicial que requiera el negocio. Aquí tendrás que incluir gastos de apertura del local, compra de mercancías, fianzas, licencias y trámites, gastos de constitución de empresa, etc.
  • Los principales gastos corrientes que necesite tu negocio durante el primer año. Alquileres, sueldos, recibos de luz, teléfono, agua, seguros, etc.
  • Intereses que genere la financiación obtenida.

Así, dependiendo de cuánto dinero necesites, será mejor que accedas a un tipo de financiación u otro.

El paso 2 para conseguir financiación

Una vez tengas claro cuánto te va a costar abrir tu negocio, deberás elaborar un plan de negocios. De hecho, este documento, si lo desarrollas con mimo te puede abrir las puertas a varias vías de financiación. Aquí te dejamos un artículo donde te explicamos cómo conseguir financiación con un buen plan de negocios.

En el plan de negocios deberás explicar de qué trata tu negocio, analizarás tus costes y qué beneficios obtendrás y cuál es la cifra exacta que necesita tu proyecto para ser viable.

8 vías para conseguir financiación para tu negocio

Financiación bancaria

Para el emprendedor esta es una de las vías más complicadas. Y es que los bancos solo prestan su dinero a proyectos muy solventes en los que se explican detalladamente cómo se van a generar los ingresos para devolver el préstamo.

Sin embargo, el Instituto de Crédito Oficial dispone de créditos especiales para emprendedores. En la web del ICO puedes obtener toda la información, así como los requisitos para solicitarlo.
Nuestra recomendación es que evites endeudarte. Así que vamos a seguir viendo qué otras opciones tienes.

Crowdfunding

Existen varias plataformas de Internet que te permiten explicar tu proyecto para conseguir financiación. El objetivo principal es que los emprendedores consigan dinero gracias a la aportación de los usuarios, quienes pueden realizar una aportación voluntaria si el proyecto les gusta y quieren que se ponga en marcha.

Puedes utilizar plataformas como Crowdfunding España, Lánzanos o Crowdcube. Pero si haces una búsqueda por Internet encontrarás muchas más.

Business angels

Se trata de inversores privados que aportan su capital, su experiencia y sus contactos en el mercado. No solo ponen dinero, sino que te acompañan en el proceso de creación de tu negocio ofreciéndote sus conocimientos. Esta figura es extremadamente útil para proyectos que se encuentren en el mismo sector y zona geográfica que el Business angel. El inconveniente es que en ocasiones pueden inmiscuirse demasiado en la gestión del negocio.

FFF (family, friends and fools)

Familiares, amigos y personas cercanas. Es la primera vía de acceso para todos los emprendedores. Prima la relación comercial y la financiación se ofrece casi a fondo perdido. Entre las ventajas cabe destacar que son bastante flexible en cuanto a la devolución del importe. Sin embargo, suelen ser de escasa cuantía y están limitados al comienzo. Puede ser muy útil en proyectos pequeños.

Capitalización del paro

El servicio de empleo te permite capitalizar el paro si quieres abrir un negocio. Es posible que la cantidad no sea suficiente, pero la gran ventaja es que no tienes que devolverlo ya que es tu dinero. Aquí te explicamos cuáles son los requisitos y qué debes hacer para capitalizar el paro.

Ayudas públicas

Aunque no se trata de una fuente de financiación, sino que son un incentivo público. Existen varios tipos de ayudas públicas en función de la finalidad que se le vaya a dar al dinero. Algunas de ellas son:
– Ayudas en Investigación y Desarrollo (I+D+I)
– Subvenciones para jóvenes emprendedores.
– Ayudas para autónomos.
– Incentivos fiscales o bonificaciones en la Seguridad Social.
Te recomendamos que busques a fondo qué subvenciones puedes obtener, tanto a nivel estatal como en tu Comunidad Autónoma. Si accedes a alguna de ellas lo más probable es que sea una cantidad muy alta, pero siempre ayudará a reducir la cuantía que sigas necesitando.

Capital de riesgo o Venture Capital

Se trata de entidades que tienen como objetivo participar en el capital de empresas que no cotizan en bolsa. Por lo tanto, en sus ingresos futuros. La principal ventaja es que son inversores solventes, con todas las garantías legales y con grandes recursos. El inconveniente es su poca flexibilidad. Es una opción muy buena para empresas con un gran potencial de crecimiento e innovación.

Vende tus cosas

Obviamente no se trata de hipotecar tu casa, sino de que mires a tu alrededor. ¿Cuántas cosas tienes que no has usado el último año? Esos son los artículos que puedes poner a la venta. Aunque no reunirás una cantidad muy elevada, toda aportación es válida para ir construyendo tu capital inicial.

Acabamos de ver 8 formas de conseguir financiación para abrir un negocio. No trates de conseguir toda la cantidad de una sola fuente. Lo mejor es ir recaudando pequeñas cantidades de las distintas fuentes. Y ya sabes, una vez tengas creado tu negocio, únete a Holded. Te ahorrarás muchos dolores de cabeza con la gestión de tu negocio.

Utiliza Holded ya