RRHH

Compliance: ¿Qué es y en qué le beneficia a una empresa?

Compliance: ¿Qué es y en qué le beneficia a una empresa?

Desde los años 70, el sistema de gestión compliance se ha convertido en un básico de la cultura empresarial. En este artículo te explicamos por qué.

Este es un concepto del que viene hablándose en el panorama empresarial norteamericano desde los años 70. Y, sin embargo, ahora es cuando parece que el uso del término empieza a implantarse en el resto del mundo. Pero ¿sabes exactamente a qué hace referencia? Y, sobre todo, ¿deberías implementarlo en tu empresa?

Esas son dos de las grandes preguntas que en tu negocio ya deberían preocupar al departamento responsable de la gestión de RRHH. Y, si todavía no has empezado a moverte en esta dirección, no pasa nada, porque en este artículo queremos darte todas las claves para que acabes sabiéndolo todo sobre este concepto tan beneficioso para cualquier empresa.

Un poco de historia sobre el ‘compliance’…

Como hemos dicho un poco más arriba, el término compliance empezó a sonar con fuerza en EEUU en los años 70 del pasado siglo XX. Es bastante fácil determinar por qué: fue una época particularmente polémica debido a los continuos escándalos de corrupción que asaltaban a las grandes compañías yankis.

La solución fue la creación del Foreigm Corrupt Practices Act, una ley que establecía todo un conjunto de normas obligatorias para el cumplimiento de un marco legal básico en el ámbito empresarial. Curiosamente, pronto esta ley se convirtió en cultura de negocios, ya que los efectos beneficiosos de su aplicación no tardaron en hacerse patentes.

En España, no fue hasta el año 2010 que este concepto empezó a sonar bien fuerte debido al establecimiento de la Ley Orgánica 5/2010 de la Reforma del Código Penal. Fue una ley que, directamente, amparaba la responsabilidad penal de la persona jurídica en caso de delito penal por parte de cualquier empresa.

Y fue esta ley, además, la que hizo totalmente necesaria la figura del compliance laboral. Así que entremos ya a definirla…

¿Qué es compliance?

Podríamos decir que este término se refiere a todo un conjunto de medidas y prácticas implementadas por una empresa para prevenir los posibles riesgos legales que podrían desprenderse del ejercicio de sus propias funciones. Dicho de otra forma: la intención es reducir riesgos legales y blindar la seguridad jurídica de un negocio.

En definitivas cuentas, este concepto se refiere al compromiso para ser «una buena empresa». Algo que puede parecer altruista pero que, mayormente, es una medida absoluta de supervivencia: sobornos, fraude, daño al medio ambiente… Todo este tipo de prácticas totalmente ilegales dañan la reputación de una empresa y, por lo tanto, hacen más difícil su supervivencia futura.

Así que no es de extrañar que los negocios del mundo entero se hayan lanzado a abrazar esta práctica en general y la figura del compliance officer en concreto. Esta figura es, entonces, un profesional encargado de cuidar que tanto los trabajadores como la empresa se comporten de forma ética y legal. ¿Crees que necesitas este tipo de profesional en tu negocio?

Motivos por los que hacer un compliance laboral

El principal beneficio de esta práctica ya ha quedado dicho más arriba: evita problemas legales, blinda la reputación y asegura la supervivencia de una empresa. Pero esto, que puede parecer tan sencillo, es realmente mucho más complejo… Veamos las principales ventajas que, a su vez, son motivos de peso para que cualquier negocio decida hacer un compliance laboral.

  1. Evitar condenas penales a la persona jurídica, los administradores y el personal de la empresa. Un buen compliance officer analizará los riesgos penales que pueden desprenderse de las acciones de la empresa y sus trabajadores, velando así por el mantenimiento del marco legal.
  2. Evitar otras sanciones judiciales y administrativas. Porque una empresa no solo ha de respetar el Código Penal, sino que también ha de tener en cuenta las posibles sanciones de tribunales de jurisdicciones distintas a la penal y de organismos públicos con potestad sancionadora como a Agencia Tributaria o el Tribunal de Defensa de la Competencia.
  3. Contribuir a un funcionamiento adecuado de los mercados. El cumplimiento del marco legal asegura un mercado sin competencia desleal ni corrupción ni cualquier otro tipo de práctica sin escrúpulos.
  4. Alimentar una buena reputación y competitividad. Una buena gestión compliance laboral es una forma de lanzar un mensaje directo tanto a los posibles clientes como a la competencia.
  5. Evitar el fraude interno. Porque este tipo de fraude no solo afecta de puertas afuera, sino que también es corrosivo a nivel interno para cualquier negocio.
  6. Asegurar la igualdad y la justicia social. Y, teniendo en cuenta que estos dos conceptos son básicos en el mundo laboral del siglo XXI, es algo que toda empresa debería desear para sí misma.

Desde los años 70 en EEUU hasta el presente en todo el mundo… Ha sido un viaje largo para el compliance, pero ya está aquí para quedarse. ¿No crees que tu empresa podría beneficiarse de este sistema de gestión?