Consejos

Cómo superar los altibajos de una renta variable

autor

Cómo superar los altibajos de una renta variable

Ser tu propio jefe es genial. Menos cuando no lo es. Si eres freelance o profesional independiente seguro que puedes imaginar por qué. ¿Cuántas veces has revisado tus cuentas bancarias para asegurarte de que tendrás suficiente dinero para acabar el mes si no consigues clientes? Y es que cuando saliste de la zona de confort rechazaste un sueldo estable. Ahora tendrás que aprender a superar los altibajos de una renta variable. Vamos a ver algunos consejos para hacerlo.

9 consejos para superar los altibajos de una renta variable

1. La seguridad laboral es una ilusión

Aunque siguieras trabajado por cuenta ajena, el simple hecho de tener un contrato indefinido y cobrar tu nómina todos los meses, no supone que esto sea para siempre. Cualquier día la empresa puede tener pérdidas y querer reducir plantilla. Quién sabe si esta vez no hubieras sido tú el elegido. Ahora, al trabajar por tu cuenta, al menos eres tú el responsable de que las cosas salgan bien. No tendrás el estrés de un jefe pidiendo resultados constantemente.
¿Qué puedes hacer?
Haz una lista de todo lo que es mejor desde eres autónomo. Por ejemplo, nadie está tomando decisiones secretas sobre tu futuro, ningún jefe se está metiendo con tu forma de trabajar, ahora conoces todos los detalles de tu situación financiera. Cuelga la lista donde la veas todos los días.

2. Asóciate con personas exitosas y con ideas afines

Ahora puedes huir de todas esas personas tóxicas que no eran más que un freno para empezar a desarrollar tu sueño. Quizás algún compañero de trabajo te dijo que ahora hay mucha competencia en tu sector y lo mejor sería quedarse con el trabajo fijo. Siempre debemos evitar la negatividad, pero aún más cuando eres freelance.
Rodéate de prósperos freelances como tú. Ellos te darán ese impulso que necesitas, sobre todo si ya llevan tiempo por su cuenta. ¿Tienes dudas sobre si vas a conseguir la cantidad que necesitas para acabar el mes? Seguro que es más factible de lo que parece. Habla con compañeros y ellos te ofrecerán consejos sobre ventas, contabilidad, etc.
¿Qué puedes hacer?
Únete a un grupo de Meetup sobre emprendimiento o sobre el sector en el que estás desarrollando tu actividad. Allí conseguirás un montón de consejos y apoyo.

3. Ten en cuenta que los periodos malos pasan

Normalmente los inicios son horribles. Hay un montón de cosas que hacer, millones de papeles que firmar y los clientes parecen no llegar nunca. Luego mejora y de nuevo vuelve a caer. Son ciclos y es lo más habitual del mundo, incluso les pasa a las grandes empresas. Nosotros tendemos a ver estos periodos malos como algo estructural, algún defecto nuestro o de nuestro negocio que los provoca. Pero eso no es cierto. Sigue trabajando y verás como viene periodo buenos.
¿Qué puedes hacer?
Haz un seguimiento de los ingresos y gastos utilizando un software de contabilidad en la nube como Holded. De este modo podrás ver los patrones anuales y anticiparte a los periodos malos.

4. Identifica y anticípate a los periodos malos

Es muy importante que aprendas a identificar los tiempos de vacas flacas. Porque así podrás anticiparte a ellos. Y si es algo estacional solo tendrás que guardar lo suficiente y disfrutar de un tiempo de relax.
¿Qué puedes hacer?
Dedícate a mejorar otros aspectos del negocio. Por ejemplo, si tienes una página web, este es el momento perfecto para cuidar y actualizar el contenido. Ponte en contacto con clientes potenciales y planifica futuras actualizaciones de tu web. Invierte el tiempo de más que tienes ahora.

5. Diversifica tu cartera de clientes

Como en toda inversión, la diversificación es la clave del éxito. Si apuestas por un solo cliente, por muy bien que te pague, y lo pierdes, puede ser el fin. Lo mismo ocurre si todos tus clientes son de la misma industria. Recuerda que la economía es cíclica y todo lo que sube, acaba bajando. No hay más que echar la vista atrás y recordar el desplome de la construcción. Todos los que no diversificaron, desaparecieron.
No caigas en el error. Apuesta por varios clientes en industrias diferentes.
Quizás te interese: ¿Cómo conseguir más clientes?
¿Qué puedes hacer?
Tener clientes fieles y que paguen bien es uno de nuestros objetivos. Pero nunca dejes de apostar por nuevos nichos. De esta manera estarás preparado para cualquier pérdida inesperada y podrás recuperarte rápidamente.

6. Mantente fiel a ti mismo

Al final, lo único que tienes que tener siempre presente es que este es tu sueño y estás trabajando para lograrlo. Ser independiente no es fácil, pero tampoco querrías volver al trabajo asalariado.
¿Qué puedes hacer?
Encuentra dos o tres citas que te recuerden por qué has apostado por una vida independiente, escríbelas y pégalas por casa, en la nevera, en tu portátil, en el escritorio. Donde quieras pero que sean visibles constantemente. Así, cada vez que sientas que estás fracasando, te servirán de inspiración.

7. Encuentra una persona imparcial que te apoye

Los amigos y familiares no siempre nos apoyarán. Es cierto que existen muchos emprendedores de éxito que han llegado a lo más alto acompañados de su gente de toda la vida, pero no todos tenemos la misma suerte.
Si este es tu caso, piensa en contratar los servicios de un coach que entienda de negocios y habla con él cada vez que lo necesites. El entrenador te recordará tus metas y éxito pasados, cuestiones que tú puedes dejar en un segundo plano cuando las cosas no funcionan como tú habrías esperado.
¿Qué puedes hacer?
Localiza un coach que entienda tu trabajo. No es necesario que sea un especialista, puede ser cualquier persona que te apoye en los momentos malos, te deje respirar cuando estás teniendo un mal día y te recuerde todo lo bueno que estás consiguiendo.

8. Cuida tu cuerpo

Presta atención a los niveles de estrés y tómate tiempo para ti mismo para no llegar a un punto de no retorno. Cuidar tu cuerpo te ayudará a ser paciente y mantener una actitud positiva que hará que tu trabajo sea más productivo.
Artículo relacionado: 18 hábitos de las personas exitosas para aumentar la efectividad
¿Qué puedes hacer?
Toma un descanso cada día. Un paseo por la mañana, yoga, 30 minutos en bicicleta, lo que te apetezca pero que te distraiga. El ejercicio equilibra las sustancias químicas del cerebro que afectan al estado de ánimo, la atención y la motivación. Estarás más tranquilo y te concentrarás mejor.

9. Ahorra tanto dinero como te sea posible

En lugar de salir a comer todos los días, cocina tú mismo. Compara precios y limita los gastos superfluos. De este modo, si llega un mes malo podrás estar preocupado pero jamás caerás en la desesperación porque tendrás ahorros suficientes para mantenerte.

Artículo relacionado: 5 consejos para reducir los gastos de tu empresa

¿Qué puedes hacer?
Lo normal es que ahorres entre un 25-30% de tus ingresos mensuales. Ábrete una cuenta de ahorro y así siempre tendrás lo suficiente para seguir adelante en los periodos flojos.
Y recuerda: “No importa qué pase, lo resolverás”. Porque eres autónomo y eso es lo que tienes que hacer.