Contabilidad

¿Cómo se gestiona la contabilidad en una ONG?

¿Cómo se gestiona la contabilidad en una ONG?

Habrá quien piense que una ONG, en tanto que Organización No Gubernamental, es un organismo que opera a banda de cualquier tipo de fiscalidad… Pero no hay nada más lejos de la realidad. ¿Estás pensando en emprender con una ONG? Pues, en ese caso, debes saber que tendrás que dedicarle tiempo y recursos a la facturación y contabilidad de tu empresa.

Pero que tampoco se te haga cuesta arriba. Al fin y al cabo, una ONG es una organización como otra cualquiera. Y, más allá de las particularidades de sus fines empresariales, ha de funcionar en base a unas reglas y procesos de facturación y contabilidad. ¿Cómo hacerlo? Sigue leyendo y descúbrelo.

 

¿Qué debe tener en cuenta la contabilidad de un ONG?

Tal y como ha quedado expresado más arriba, una ONG ha de estar al día y, por lo tanto, su contabilidad debe estar en acuerdo al Plan General de Contabilidad (específicamente, el PGC específico para ENL). Por lo tanto, y siempre dependiendo de la situación fiscal de la ONG en concreto, esta deberá presentar tanto las declaraciones de IVA e IRPF trimestrales como el Impuesto de Sociedades anual pertinente, todas ellas dependiendo del tipo de actividad realizada.

¿Qué significa esto? Lo mismo que para cualquier otra empresa. Poniendo un ejemplo muy habitual, en el caso de que tu ONG disponga de profesionales contratados (directos o independientes) y que estos profesionales generen facturas con retención, será necesario estar dados de alta en Hacienda como retenedores y llevar a cabo las liquidaciones trimestrales. Otro ejemplo de uso común: si el local en el que la ONG ejerce su actividad está alquilado y practica retención, también deberá liquidarse cada trimestre.

Y, aunque no sea obligatorio, sí que resultará conveniente que, al finalizar cada ejercicio, tu ONG legalice sus libros oficiales (es decir: el libro diario, el libro de inventarios y las cuentas anuales) en el Registro Mercantil pertinente. Por todo ello, la contabilidad de toda ONG se ve en la obligatoriedad de registrar todos sus movimientos económicos y reflejarlos convenientemente… Lo que, indudablemente, conduce a otra pregunta: una vez ya sabes qué es lo que debes hacer, ¿cómo puedes y debes gestionarlo?

 

¿Cómo gestionar la contabilidad de tu ONG?

Si, a efectos prácticos, una ONG opera como cualquier otro tipo de empresa, ¿por qué deberías gestionar tu facturación y contabilidad de una forma diferente? Como siempre, las posibilidades son infinitas, pero lo más recomendable es que centralices cuantos más procesos en una misma herramienta.

Para esto último existen precisamente los servicios de gestión de empresas (como Holded, por ejemplo). Con un servicio de estas características es posible mantener al día la facturación evitando cualquier tipo de sorpresa y manteniendo un registro exhaustivo de todo lo que entra y sale en la ONG. La facturación simplificada hará más fácil la gestión de facturas tanto recurrentes (que pueden automatizarse) como puntuales. Y, en la medida de lo que sea posible, siempre ayuda apostar por una gestión online en contacto directo con tu banco.

Lo mismo sirve para la contabilidad: ¿para qué desperdigar todos los procesos cuando lo mejor es que estén todos bien reunidos? Usa un servicio de gestión de contabilidad que te permita llevar con facilidad todos tus libros oficiales, adjuntando las facturas necesarias. Ten siempre a mano una lista con tus activos y amortizaciones y, sobre todo, una perspectiva clarísima de tus estados financieros: una cuenta donde se reflejen con claridad tus pérdidas y ganancias, un balance de situación (cotejando el activo y el pasivo), un libro de sumas y saldos…

¿Tienes controlado todo lo enumerado aquí? Entonces puedes estar tranquilo: estás gestionando la contabilidad de tu ONG a la perfección. Pero si hay algo de todo esto que no te suena, corre a informarte más antes de que se convierta en un problema.