Facturación

¿Cómo hacer una factura de abono? Ejemplos

¿Cómo hacer una factura de abono? Ejemplos

Te explicamos cómo hacer una factura de abono o rectificativa… Porque, entre todos los tipos de facturas que hay, estas pueden ser problemáticas.

Facturas hay de muchos tipos diferentes… Lo que ocurre es que algunas son más problemáticas que otras. Lo que significa que, si de repente te ves en la tesitura de tener que hacer una factura que no sea la típica ordinaria, a lo mejor resulta que no sabes muy bien cómo hacerlo. Porque, por ejemplo: si te piden una factura de abono, ¿sabrías entregarla correctamente?

Y, no, aquí no sirve responder que tu programa de facturación es una maravilla y que seguro que puedes solucionarlo recurriendo a él. Porque, sí, claro que este tipo de softwares te van a ayudar… Pero antes tendrás que tener un mínimo de conocimientos sobre tema.

Por eso mismo, este artículo quiere explicarte no solo cómo hacer una factura de abono o rectificativa, sino también ofrecerte algunos ejemplos para que te puedas hacer una idea mucho más completa y afinada.

¿Qué es una factura de abono o rectificativa?

Una factura de abono también puede ser referida como factura rectificativa. De hecho, el último Reglamente de Facturación que entró en vigor fue precisamente el que estableció que las facturas de abono estaban dentro de las rectificativas y que, por lo tanto, debían considerarse como un mismo concepto.

En ambos casos, por lo tanto, define un tipo de factura usado para rectificar una factura ordinaria que contuviera algún error en sus datos, ya fuera el importe final, descuentos no aplicados o la devolución de un producto. Si no sabes cómo hacer una factura de abono, ten en cuenta primero que existen cuatro casos concretos en los que deberás emitir una nueva factura rectificativa:

  1. En el caso de que la factura original no cumpla con los requisitos legales de la normativa vigente.
  2. En el caso de encontrarte ante la devolución total o parcial del pedido contemplado por una factura.
  3. En el caso de que una factura no incluya el tipo impositivo de IVA que le corresponda.
  4. Con la intención de recuperar el IVA de una factura que no ha sido abonada.

¿Cómo hacer una factura rectificativa?

Cómo hacer una factura de abono, entonces, es algo que depende de una factura anterior. Y, por lo tanto, será necesario que tu nueva factura incluya un campo en el que se haga referencia a la factura que está rectificando. Lo más claro posible, para evitar así cualquier tipo de nuevo error.

Pero ese no será el único campo obligatorio en este tipo de documento… Basándote en la factura original, tu nueva factura rectificativa deberá hacer constar la serie de numeración correspondiente, además del tipo impositivo que aplique y la cuota repercutida (esta última sin incluir el IVA).

Factura de abono: ejemplos

Ahora que ya tienes claro cómo hacer teóricamente una factura de abono o rectificativa, es el momento de ponerse con la práctica pura y dura. Empecemos con el siguiente ejemplo de factura de abono…

Factura de abono
Factura de abono

Como puedes observar, lo más importante es no solo incluir el número de la nueva factura, sino también el de la factura que estamos rectificando. También quedan reflejados los diferentes tipos impositivos y, obviamente, todos los datos que ha de incluir una factura sea del tipo que sea: los datos del emisor y del receptor, los conceptos facturados, las cantidades desglosadas y el importe final.

Veamos otro ejemplo para que quede más claro todavía…

Factura de abono
Factura de abono

Los datos incluidos son los mismos, pero distribuidos de forma diferente… Y, sobre todo, algo realmente importante: ten mucho cuidado con la fecha del documento. Ya sabes que la numeración de tus facturas debe ser correlativa a sus fechas y que, por lo tanto, la factura rectificativa ha de tener una numeración posterior a la original. Vamos, que es de cajón.

Estos ejemplos deberían haberte terminado de aclarar cómo hacer una factura de abono o rectificativa… Así que ahora ya solo queda una cosa: ¡ponte a facturar!