Facturación

¿Cómo facturar cuando tu cliente es extranjero?

¿Cómo facturar cuando tu cliente es extranjero?

Tu empresa se ha internacionalizado y te encuentras con la necesidad de facturar a clientes extranjeros… ¿Cómo hacerlo de forma correcta?

Que vivamos en un mercado global puede tener sus contras, pero tiene un pro realmente interesante: nunca ha sido más fácil internacionalizar una empresa y aprovecharse de todas estas dinámicas globales en las que estamos inmersos. Pero, claro, en toda internacionalización surge la gran pregunta: ¿cómo facturar cuando tu cliente es extranjero?

¿Te encuentras en un punto en el que te urge responder a esa cuestión? Pues empecemos por el principio: antes de nada, es necesario que establezcas una diferencia correcta entre tus clientes extranjeros y tus clientes nacionales, siempre en los términos operativos establecidos por la Unión Europea. Tus clientes extranjeros serán todos aquellos que habiten fuera del “espacio IVA”, dentro del que constan todos los territorios europeos menos Canarias, Ceuta y Melilla.

Una vez tengas tus clientes ordenados siguiendo este patrón, deberás establecerte un sistema para facturar de forma ordenada y clara. Ya sabes: cada modelo deberá ir marcado con una numeración distinta. Y si este tema se te hace cuesta arriba, ya sabes que lo mejor siempre es recurrir a un software de gestión de empresa con un módulo de facturación dedicado (como, por ejemplo, el de Holded).

Si tienes estos conceptos claros, ya podemos pasar a mayores: ¿cómo facturar según cada tipo de clientes? Consideremos aquí dos grandes grupos: los clientes intracomunitarios (es decir, los europeos) y los extracomunitarios (es decir, los internacionales).

 

Facturar a clientes intracomunitarios

Repetimos: cliente intracomunitario es todo aquel que habita dentro del “espacio IVA”. Englobados en este paradigma, podrás encontrarte con dos casos diferentes de Operaciones Intracomunitarias.

Por un lado están las empresas o profesionales. A este tipo de clientes deberás aplicarle el IVA en tu factura solo en el caso de que la empresa en cuestión no esté dada de alta en el Censo VIES (de ser así, deberás seguir las mismas reglas de aplicación del IVA de tus facturas nacionales). Si, por el contrario, tu cliente está censado, eso significa que está dentro del Registro de Operadores Intracomunitarios y que no necesitas aplicar el IVA a la factura, aunque sí que deberás declararlo a través de los modelos 303 y 349.

Por otro lado están los clientes particulares. En su caso, se impone aplicar el IVA a la factura con total normalidad. Solo existe una única excepción: si estás facturando la venta de productos o servicios electrónicos a consumidores finales. En tal caso, deberás aplicar el IVA que corresponda al país en el que se encuentre tu cliente.

 

Facturar a clientes extracomunitarios

Cliente extracomunitario es todo aquel cliente internacional que se encuentra fuera del mencionado “espacio IVA”. En este caso, hablaremos de importaciones y exportaciones, y ambos casos suelen etiquetarse como Operaciones Extracomunitarias.

En el caso de que esta Operación Extracomunitaria se refiera a tu actividad con una empresa o con un profesional, no será necesario que apliques el IVA a la hora de facturar porque es tu cliente quien debe tributarlo en su propio país. Lo que sí que te verás obligado a hacer, eso sí, es declarar el IVA pertinente usando el modelo 303.

Si la Operación Extracomunitaria se refiere a tu actividad con un cliente particular, sí que deberás aplicar el IVA a la hora de facturar. Existen, eso sí, todo un conjunto de excepciones concretas que deberías chequear antes, tal y como las facturas en casos de auditoría, asesoramiento, abogacía, cesión de licencias, patentes o publicidad, entre muchos otros.

¿Te ha quedado claro cómo debes organizarte a partir de ahora en todo lo relativo a las facturas de tus clientes extranjeros? No es tan complicado: todo se base en tener en cuenta el “espacio IVA” a la hora de facturar. Si respetas esta regla de oro, no deberías tener ningún problema.