Facturación

Cheque y pagaré, ¿cuáles son sus diferencias?

autor

Cheque y pagaré, ¿cuáles son sus diferencias?

En el mundo de los negocios disponemos de varios documentos de pago. Lo más normal es que no paguemos con efectivo, ni siquiera con tarjeta de crédito, sino que tendemos a utilizar cheques y pagarés. Pero, ¿sabemos cuál es la diferencia entre cheque y pagaré? Si has dudado aunque sea un momento, te recomendamos que sigas leyendo. A continuación descubriremos qué son y en qué se diferencias. 

¿Qué es un cheque?

Un cheque es un documento de pago que emite una persona a favor de un beneficiario. Existe la posibilidad de emitir cheques personales y conformados. Este último tipo está avalado por una entidad financiera, mientras que el personal extrae el monto de la economía de la persona que lo firma.

Para poder emitir cheques personales, nuestro banco debe proporcionarnos un talón de cheques. El talonario es personalizado y solo se otorgan a los titulares de la cuenta a la que van a cargarse las cantidades pagadas a través del cheque.

Para hacer un pago, solo tienes que coger uno de los cheques, rellenarlo y entregarlo al portador.

Si el emisor del cheque no tiene fondos suficientes, el banco no realiza el abono. Y deberá ser el beneficiario quien reclame dicha cantidad al emisor del cheque. Esto quiere decir que el banco solo hace de intermediario, si no hay dinero en la cuenta, no hay abono. Sencillo.

Para evitar esta situación puede utilizarse el cheque conformado, mediante el cual el banco garantiza el cobro. Para garantizar la operación, la entidad retiene al que expide el cheque la cantidad necesaria para pagarlo, además de la comisión que corresponda. Dicha retención suele durar unos 15 días y en ese tiempo el titular de la cuenta no podrá hacer uso de esa cantidad. Una vez que termina la retención, seguirá siendo posible cobrar el cheque, pero el banco ya no se compromete a que haya fondos en la cuenta.

¿Qué es un pagaré?

Un pagaré también es un documento de pago que se extiende de una persona a otra. De este modo, se contrae la obligación de pagar la cantidad de dinero que se indica en el documento, en la fecha que allí figura.

El pagaré ofrece la posibilidad de ser avalado por una tercera persona. En este caso será necesario especificarlo en el documento.

Diferencias entre cheque y pagaré

Los cheques y pagarés son documentos utilizados por empresas y particulares para realizar pagos. Mediante tales documentos, la persona que los emite está autorizando a otra a cobrar una determinada cantidad de dinero.

Diferencia 1. Fecha de cobro

Vemos que el objetivo de ambos es el mismo: liquidar cantidades adeudadas. Pero la diferencia fundamental radica en el momento en que se podrá cobrar la cantidad indicada en dicho documento:

  • Pagaré: es necesario especificar la fecha en la que se podrá hacer efectivo el cobro.
  • Cheque: no se indica ninguna fecha.

En el pagaré indicamos la fecha de cobro, en el cheque no.

Diferencia 2. ¿Quién puede cobrarlos?

Para que sean válidos, en ambos documentos se deberá indicar lo siguiente:

  • Fecha de emisión.
  • Firma del emisor manuscrita (no se permite la firma digital).

Además, en el pagaré es obligatorio indicar la persona receptora, sea física o jurídica. Y es que no existen los pagarés al portador, como sí que ocurre con los cheques. Así que en los cheques no será necesario especificar la persona destinataria, ya que los puede cobrar cualquiera (en el caso de los cheques certificados también será necesario indicar el beneficiario).

El cheque puede cobrarlo cualquiera, el pagaré solo la persona indicada en el documento.

Diferencia 3. ¿Participa el banco?

En la emisión del cheque siempre interviene el banco. Y es que el emisor ordena a la entidad bancaria que abone la cantidad indicada al portador del cheque. Además, en el caso de los cheques conformados, el banco interviene activamente garantizando el cobro.

En el pagaré no es estrictamente necesario que intervenga el banco.

En el cheque el banco siempre participa, con los pagarés no. 

Diferencia 4. ¿Permite avales?

Esta es otra de las grandes diferencias entre cheque y pagaré. Y es que los cheques no permiten el aval por una tercera persona, solo puede estar avalado por la entidad financiera emisora.

Por su parte, los pagarés sí que lo permiten. Es posible que, al emitir, un pagaré indiquemos en el documento un aval, que será contra quien se ejecute el cobro en caso de que el emisor del cheque no tenga fondos cuando el pago se realice.

En los pagarés pueden haber figuras avales, en el cheque no. 

Ahora ya conocemos mejor qué es un cheque y un pagaré y en qué se diferencian. Por lo tanto, podremos escoger la forma de pago que mejor se adapte a las necesidades de nuestro negocio.
Y ahora que hablamos de pagos. Os recordamos que Holded permite cobrar las facturas de forma online. Para ello solo necesitas una cuenta bussines de PayPal y conectarla con Holded.
Te explicamos cómo hacerlo en otro artículo: «Holded permite cobrar facturas con Paypal o tarjeta de crédito«.

Descubre Holded