Proyectos

Así será el perfil del trabajador del futuro

Así será el perfil del trabajador del futuro

¿Cómo será el perfil del trabajador del futuro? O, dicho de otra forma, ¿cómo deberás ser en el futuro para sobrevivir laboralmente?

Sabemos cómo serán los policías del futuro. También los políticos. Y los viajeros del cosmos. Y los pilotes de naves espaciales. Incluso los colonos de planetas lejanos… Lo sabemos porque todos estos son trabajos que quedan muy bien en la gran pantalla y que el cine ya se ha encargado de enseñarnos. Pero, a un nivel más cercano, ¿qué ocurre si nos cuestionamos cómo será el perfil del trabajador del futuro?

¿Te lo has preguntado alguna vez? Porque aquí ya no solo es necesario poner esta cuestión sobre la mesa para hacerse una idea de cómo será el futuro, sino sobre todo para hacerte una idea de cómo tendrás que ser tú mismo en el futuro si quieres sobrevivir en un mercado laboral que cada vez evoluciona a velocidades de mayor vértigo.

A continuación, esta artículo entrará en un total de siete grandes rasgos que no hay duda de que definirán al trabajador del futuro. ¿Crees que podrás adaptarte a los nuevos tiempos?

 

Trabajará creando sentido

El trabajador del futuro deberá probar su valía demostrando que puede hacer cosas que las máquinas no pueden hacer. Y una de esas cosas es, fundamentalmente, la creación de sentido: detectar el significado profundo y la importancia de un discurso creando una visión totalmente única. Si en el futuro eres capaz de hacer esto, una máquina nunca podrá quitarte tu trabajo.

 

Será un trabajador con gran inteligencia social

En un mundo que tienda hacia la frialdad del trabajo con las máquinas y también hacia jornadas laborales delante de una pantalla, el trabajador del futuro deberá desarrollar su inteligencia social para establecer lazos de confianza con su equipo. Trabajar en grupo (usando las herramientas tecnológicas) será importante, y no se puede operar en sociedad sin cierta inteligencia social empática.

 

Tendrá una mayor capacidad intelectual

Está claro que lejos quedan los tiempos de trabajar en una cadena poniendo una pieza de forma repetitiva. El trabajador del futuro se enfrenta a un panorama en el que se le exigirá pensar de forma original para encontrar soluciones a problemas inéditos. Sin contar que cada vez será necesario tener un mayor conocimiento de la tecnología y los datos, y que eso se traduce en una necesaria mayor capacidad intelectual.

 

Pensará computacionalmente

Como ya se ha apuntado al hablar de la mayor capacidad intelectual del trabajador del futuro, es imprescindible aceptar que ese mismo futuro estará determinado por una cantidad de datos cada vez más desbordante. Y eso implicará que ese trabajador del futuro se verá en la tesitura de necesitar un pensamiento puramente computacional para poder asimilar, procesar, ordenar y dar sentido a todos estos datos.

 

Será un trabajador intercultural

El trabajador del futuro se verá en la necesidad de operar en equipos cada vez más globales. Y esto implicará, evidentemente, que deberá saber cómo moverse en diferentes entornos culturales por mucho que esas culturas sean lejanas a la suya. No habrá excusa: conocer culturas lejanas estará a golpe de click, y trabajar en equipos multiculturales será un reto difícil pero estimulante.

 

Colaborará virtualmente

Como se ha apuntado más arriba, el trabajador del futuro tendrá la necesidad de tener aptitudes sociales para trabajar en equipos virtuales. Lo que, en última instancia, significa que se verá obligado a saber cómo colaborar virtualmente de forma efectiva con otros trabajadores que no estén cerca en el espacio, pero que siempre estén disponibles a través de las cada vez más pujantes herramientas telemáticas virtuales.

 

Será interdisciplinar

Ya lo estamos viendo: actualmente, ya se considera un buen plus que un trabajador no solo sea excelente en su disciplina, sino que pueda enriquecerla con el trabajo de disciplinas circundantes. Esto, de hecho, se irá imponiendo cada vez con mayor fuerza hacia un paradigma laboral en el que el trabajador deberá renovarse continuamente.