Contabilidad

Anticipo de clientes: ¿Qué es y cómo se contabiliza?

Anticipo de clientes: ¿Qué es y cómo se contabiliza?

El anticipo de clientes puede ser un ejercicio contable salvavidas… Y en este artículo te explicamos cómo realizarlo correctamente.

Hay ocasiones en las que, para poder servir tu producto o proporcionar tu servicio, necesitas una inversión de capital sustanciosa. Hay veces en las que esa inversión te puede resultar menos afrontable que otras… Es en estos casos cuando debes plantearte sistemas de pago alternativos como por ejemplo, la posibilidad de recibir un anticipo por parte de tus clientes. Es algo que puede hacerse fácilmente, y en este artículo vamos a explicarte cómo.

Antes de nada, eso sí, tienes que tener bien solucionado el básico entre los básicos: hazte con el mejor programa de contabilidad posible, porque lo vas a necesitar para este menester y para muchos otros similares. Ya sea en el campo de la contabilidad u otros colindantes como la facturación.

Una vez con esta base solucionada, eso sí, es hora de meterse en faena con lo que nos interesa aquí y ahora: ¿qué es y cómo se contabiliza un anticipo de clientes? Veámoslo desglosado en varios puntos.

Contabilizar anticipo de clientes

El anticipo de cliente es la solución para una situación muy común: un cliente quiere comprar nuestro producto o contratar nuestro servicio y nosotros, para poder satisfacer sus necesidades, solicitamos que avance una parte del importe total a modo de anticipo. Ni más, ni menos.

Dicho de otra forma: esta es la forma más sensata de hacer frente a una orden de compra que no estamos en posición de asumir. Eso sí, una vez se recurre a este tipo de transacción, siempre hay que tener en cuenta que la cantidad pactada será descontada de la factura total una vez el cliente realice el pago definitivo.

Aun así, lo más probable es que te haya asaltado la gran pregunta a la hora de contabilizar un anticipo de clientes: ¿se incluye IVA o no? Esta vez, por suerte, nos encontramos ante una gran pregunta con una respuesta sencilla: este tipo de anticipos siempre lleva asociado el devengo del IVA y, por lo tanto, tendremos que tener en cuenta este impuesto a la hora de realizar el apunte contable pertinente. Las cantidades repercutidas, por cierto, se declararán en el trimestre y ejercicio que corresponda usando el modelo 303.

¿Cuál es la cuenta de anticipo a clientes?

Hasta aquí, todo parece sencillo. Pero entonces llega el momento de plantearse cómo realizar el asiento contable de un anticipo de clientes… Y para ello vamos a necesitar recurrir al Plan General Contable (PGC), específicamente a la cuenta 438. Esta es una cuenta que forma parte del pasivo corriente del balance y que se abona con la entrega de efectivo (que, a su vez, va con cargo a una cuenta de tesorería). Este cargo se realiza en el momento de cerrar la venta o servicio.

¿Y qué forma tiene exactamente la cuenta 438 de anticipo a clientes? Es una fórmula cerrada que ha de reflejarse con el siguiente movimiento…

Importe recibido (57) Cuenta de tesorería        a             (438) Base imponible

                                                                                                    (477) IVA repercutido              

O, visto con un ejemplo práctico, quedaría de la siguiente forma…

5.000 (57X) Banco        a             (438) Anticipo de clientes         5000

                                                          (477) IVA repercutido                1050

Anticipo de clientes activo o pasivo

El ejemplo anterior debería ser, al fin y al cabo, el espaldarazo definitivo para entender este concepto de anticipo de clientes. Pero, aun así, queda una pequeña pregunta por responder: ¿es esta una cuenta de activo o de pasivo?

La respuesta, en este caso, también es simple: nos encontramos ante un pasivo. El avance entregado por el cliente se registra en la mencionada cuenta 438 y quedará registrado como un pasivo. Además, este movimiento aparecerá en el balance dentro del Pasivo Corriente (dentro del epígrafe V Acreedores comerciales y otras cuentas a pagar, en el apartado 7 con denominación «Anticipo de Clientes»), donde constará como un pasivo porque representa una obligación en la prestación de nuestro servicio.

¿A que con todo lo que te hemos explicado en este artículo ya se te ha pasado el respeto a pedirle a tus clientes un anticipo?