Emprender

Algunos consejos para mejorar el SEO de tu e-commerce

Algunos consejos para mejorar el SEO de tu e-commerce

¿Te obsesiona el SEO de tu e-commerce? Entonces deberías considerar seguir a pies juntillas estos cinco consejos que son pura sabiduría.

El SEO es el rey. Y eso es así. El “Search Engine Optimization” (es decir: la optimización de cualquier tipo de página web para conseguir que aparezca destacada entre los resultados de los motores de búsqueda) es una de las grandes obsesiones de la última década… Y, por lo tanto, también debería ser una de las grandes obsesiones de tu e-commerce.

¿Está tu tienda virtual optimizada para los motores de búsqueda habituales? ¿Tienes un SEO impecable? ¿Lo revisas continuamente para estar al día en este arte cuyas reglas cambian día sí y día también? Sea como sea, te interesan los cinco consejos que vienen a continuación para ayudarte a mejorar el SEO de tu e-commerce.

 

Añade textos explicativos

Está demostrado: las estadísticas dicen que una cantidad de texto considerable (y cuidado) favorece al SEO de cualquier página. Y, a este respecto, es evidente que una online shop necesita incluir texto en varios espacios… Empezando por uno que suele descuidarse: las categorías en las que se engloban los productos. Márcate un texto descriptivo, inteligente y, sobre todo, atractivo que atraiga al cliente potencial y le obligue a quedarse en tu página.

Desde este texto, el cliente en potencia deberá saltar a los textos de cada uno de los productos. Y no seas vago: no uses los textos que te pasen desde las respectivas marcas. Crea los tuyos propios, usa adecuadamente las palabras clave y, sobre todo, no te obsesiones con el SEO al escribirlos: piensa en que ese texto puede y debe ser lo que anime al cliente potencial a convertirse en cliente real.

 

Cuida las fichas de producto (en Google)

Tan importante como un texto extenso es que las fichas de tus productos sean lo más concretas posible. No hay nada más molesto que ir a comprar un producto en un e-commerce y acabar por no hacerlo porque no has encontrado toda la información al respecto que buscabas. Vamos, que al final has acabado dudando: ¿y si no es realmente lo que busco?

A ese respecto, tampoco deberías pasar por alto los datos estructurados que puedes añadir directamente con Google Webmaster Tools. La idea es que toda esta información concreta (y cuantitativa) sea mostrada en los resultados de búsqueda de Google, y eso es algo que puedes hacer si rellenas los datos estructurados pertinentes.

 

Utiliza fotografías propias

El canto de sirena está ahí… Y es muy seductor. Claro que puedes optar por usar las fotos de producto que te envíen desde las marcas con las que trabajes. Pero eso significa que vas a usar las mismas fotografías que mil otras webs y que eso no solo va en detrimento de tu SEO, sino que además puede mermar la confianza de tus clientes.

Piénsalo: si tú mismo entras en un e-commerce y todas las fotos que te encuentras están realizadas siguiendo una misma estética que casa a la perfección con el imaginario gráfico de la tienda virtual, ¿no sientes inmediatamente un plus de confianza? Pues lo mismo ocurrirá con tus compradores.

 

Enlaza unos productos con otros

Igual que en cualquier otro tipo de web, uno de los grandes objetivos finales es conseguir que el visitante se quede y salte de un contenido a otro. Que no se vaya a la web de más allá a buscar algo que podría haber encontrado perfectamente en nuestra online shop.

Para ello, lo mejor que puedes hacer es crear enlaces de todo tipo entre tus productos. Ya sea usando el habitual “otros usuarios que compraron este producto también compraron…” o, directamente, siendo más creativo todavía y presentándole al visitante otros artículos que podrían interesarle por semejanza, por temática o por cualquier otro motivo original que se te ocurra.

 

Juega al link baiting (pero sin pasarte)

Y, por último, un tema un poco sensible… Porque, esto es obvio, a nadie le gusta hacer un click hacia una web esperando encontrar un contenido y acabar topándose con otro totalmente diferente. Esta es la peor práctica posible del llamado Link Baiting.

Pero el Link Baiting también puede usarse de forma sensata en un e-commerce. Varios ejemplos posibles: crea artículos falsos que estén evidentemente ahí como reclamo gracioso, hazte con artículos exclusivos de ultra lujo que nadie más tenga, combínalos con otros productos asequibles que llamen la atención aunque rompan con la seriedad de tu tienda virtual… En serio, el Link Baiting no tiene por qué ser algo negativo. Todo depende de cómo lo uses.