Marketing Tecnología

Airbnb para mascotas, un negocio de 70 millones de dólares

autor

Airbnb para mascotas, un negocio de 70 millones de dólares

En 2010, Aaron Hirschhorn se fue de vacaciones dejando a su perro Rocky en una perrera de Los Ángeles. Cuando volvió, el animal estaba sumamente traumatizado. Y es que como cualquier persona que tenga animales sabe, encontrar un lugar donde dejarlos mientras estamos fuera y donde, además, estén cómodos es una auténtica locura. Hirschhorn vio una necesidad insatisfecha y puso en marcha su Airbnb para perros, ahora un negocio de 70 millones de dólares.

Estamos hablado de 2010. La economía colaborativa todavía estaba en pañales, la gente no entendía el concepto, pero Hirschhorn lo reconoció como una gran oportunidad. En marzo de 2012 puso en marcha DogVacay, una plataforma que conecta a los dueños de los perros con personas que se ofrecen como canguros. Empezó en Los Ángeles y San Francisco.

Sin duda alguna, el proyecto tuvo un éxito tremendo. En un año facturó alrededor de 35.000 dólares. Y, hoy en día, la cifra alcanza más de 70 millones de dólares al año.

¿Cómo funciona el negocio?

Con DagVacay, el coste de dejar a tu mascota es de unos 30 dólares por noche, aunque los precios varían, y la plataforma se queda con un 20% de la tarifa. Un coste generalmente inferior a las perreras, cuyo precio oscila entre 25 y 5 dólares por noche, dependiendo de su ubicación.

Además de perros, DogVacay también ofrece servicios de canguro para gatos y otros animales menos comunes como hámsters, hurones e incluso pollos.

Según ellos mismos indican en su página web, tienen una base de datos de más de 40.000 canguros entre los dos países donde ofrecen el servicio, Estados Unidos y Canadá. Ofrecen un servicio al cliente completo, 7 días a la semana, 24 horas al día, y fotos diarias para que los dueños puedan ver a sus mascotas y dejarlos con total tranquilidad.

Se trata de un modelo de negocio simple, pero con unas necesidades extraordinarias. Para ello cuentan ahora con más de 100 trabajadores. Muchos de ellos son ingenieros que se encargan de perfeccionar la plataforma. Por ejemplo, el dueño de un perro que tenga ansiedad por separación puede localizar un cuidador que esté especializado en dicho trastorno y que esté disponible para las fechas que él necesita.

También realizan un minucioso proceso de investigación para verificar que los cuidadores cumplen una serie de condiciones. Pero las desgracias siempre pueden pasar. Por ello, DogVacay ofrece un seguro de mascotas que cubre hasta 25.000 dólares por cualquier tipo de accidente o lesión de una animal durante la estancia.

El cuidado de mascotas, una industria con futuro

Aaron Hirschhorn y otros, como la española Loly Garrido que también abrió una plataforma para el cuidado de perros en 2012 (Gudog) sufrieron en primera persona la inexistencia de este tipo de servicios. Vieron una necesidad insatisfecha, crearon la solución y triunfaron.

Y es que la industria de las mascotas, centrada en productos o servicios para los animales que forman parte de una familia, ya generó 2.200 millones de euros en 2014 tan solo en España, según un articulo publicado en El País. Si atendemos a los datos, en el 50% de los hogares españoles hay mascotas: en total 20 millones de animales de compañía, entre los que predominan los perros (5,4 millones) y los gastos (3,8 de gatos).

No obstante, y a pesar de estas cifras, el gasto que generan apenas es un tercio del mercado francés, alemán o británico, así que tenemos un mercado en crecimiento.

El auge de la inversión en mascotas

Los inversores coinciden. Hay una tendencia alcista en los mercados mundiales, sobre todo estadounidenses y europeos, de mascotas. Los jóvenes tienen hijos a una edad más avanzada y ya hay más perros que niños en Estados Unidos, según indica un socio inverso de DogVacay. Así que, a menos que esta tendencia se invierta, algo poco probable, se trata de un hecho estructural de nuestra sociedad y no solo de una moda.

De hecho, entre 2012 y 2016 se invirtieron en Estados Unidos unos 486 millones de dólares en el sector de la tecnología para mascotas en unas 172 rondas de inversión.

Sin embargo, no todo el mundo que se embarca en un proyecto de este tipo logra tener éxito. Y es que como Loly Garrido, fundadora de Gudog, asegura en un artículo publicado en Hipertextual, este tipo de negocio no funcionará si no amas lo que haces, si no te preocupas por formarte cada día para mejorar. Sobre todo cuando hoy vidas por medio. Por ello, en Gudog cuentan con personal formado en educación canina con capacidad de resolver cualquier duda o consulta que un cliente pueda tener sobre su perro.