Consejos Marketing

5 errores comunes a la hora de manejar la data de tu CRM

5 errores comunes a la hora de manejar la data de tu CRM

Ya estás usando un software de CRM en tu empresa, pero… ¿lo estás usando a su máxima potencia y estás evitando estos 5 errores comunes?

Teniendo en cuenta que las siglas CRM se han convertido en algo así como la piedra filosofal de todo emprendimiento del siglo XXI, sería de extrañar que no hubieras implementado ya en tu empresa un software específico de “gestión de relaciones con los clientes”. Pero, ojo, porque haberlo implementado no significa que lo estés usando a la perfección.

Así que atiende, porque este artículo aborda los cinco errores más comunes a la hora de manejar los datos de todo CRM. Son casos comunes que, por lo tanto, deberías evitar a toda costa. Porque no basta con tener un software dedicado para que tu empresa vaya viento en popa: es necesario aprovechar todas sus posibilidades.

 

Error: Estrategia de ventas

El primer error común es pensar que CRM es un software o herramienta en exclusiva, cuando en verdad es un software o herramienta que ha de funcionar dentro de una estrategia global de ventas. Así que, antes de implementar un software de CRM, deberías preguntarte: ¿tiene mi empresa una estrategia de ventas lo suficientemente definida?

Al fin y al cabo, los datos no son más que eso: datos. Y, por muy optimizados que estén gracias a un software de gestión de relaciones con clientes, no servirán de nada si no funcionan en base a un propósito último definido por la estrategia de ventas. Dicho de otra forma: primero es necesario definir una estrategia de ventas clara y, a partir de ahí, poner el software a trabajar. Porque, por potente que sea, el software per se no es algo mágico.

 

Error: Equipo

Existen dos errores comunes a la hora de considerar los equipos que han de manejar los datos del CRM. El primero de ellos es pensar que esto es un trabajo de una única persona (y que, de hecho, esa persona solemos ser nosotros mismos). Por definición, el CRM es un trabajo de equipo y, por lo tanto, debemos involucrar en él a todos los miembros implicados en los equipos de ventas y marketing.

Ese es, de hecho, el segundo error común: excluir del CRM a trabajadores que son de vital importancia para su funcionamiento. Es necesario entender los flujos de trabajo de una empresa, localizar las cargas de trabajo más importantes y, a partir de ahí, dar acceso a la herramienta de CRM al equipo pertinente para repartir esas cargas, solventar los puntos débiles y potenciar los puntos fuertes.

 

Error: Mal uso del software de CRM

Como en todo software que se precie, uno de los grandes errores a la hora de abordar una herramienta digital de CRM suele ser querer utilizar absolutamente todas sus funcionalidades. Pero, ojo, ¿por qué hacer eso de entrada cuando más que probablemente no necesites todas esas funcionalidades?

No deberías tipificar tus datos de CRM a partir de lo que te ofrezca un software como, por ejemplo, el de Holded. Sino que más bien deberías pensar qué datos son de vital importancia y, a partir de ahí, buscar las herramientas necesarias de CRM para gestionarlas. Si el software es lo suficientemente problema, debería anticiparse a tus necesidades.

 

Error: Falta de compromiso

¿Has advertido que tu equipo solo usa las herramientas de CRM para almacenar contactos y registros? Este es uno de los errores más comunes en lo tocante a CRM, y suele aparecer cuando hay falta de compromiso por parte de los trabajadores implicados en el proceso de ventas.

Ahora bien, puede que eso tampoco sea culpa exclusiva de ellos. Pregúntate si esos mismos trabajadores tienen una idea clara de las posibilidades del CRM y, sobre todo, considera si deberías implementar una formación específica para que los trabajadores puedan utilizar todas las herramientas a su disposición.

 

Error: Falta de escalabilidad

Imagina que ninguno de los errores anteriores es aplicable a tu aproximación al CRM y que, por lo tanto, tu empresa crece de forma favorable. Esto, de hecho, puede acabar por convertirse en un problema si resulta que no has realizado un plan de crecimiento adecuado.

Lanza una pregunta al aire: la forma en la que manejas los datos está funcionando, ¿pero funcionará igual de bien en el caso de que tu empresa crezca exponencialmente? ¿Está preparado tu software de CRM para crecer a escala a la vez que crece tu empresa? ¿Podrá asimilar el software ese crecimiento sin plantearte problemas irresolubles? ¡El futuro no puede pillarte por sorpresa!