Emprender Facturación

5 consejos para mantener las finanzas de tu PYME en orden

5 consejos para mantener las finanzas de tu PYME en orden

Usando un símil comprensible para todo el mundo, podría decirse que las finanzas de una PYME pueden ser como una especie de perrito que cuidas y mimas y con el que parece que todo va bien… Pero que, de repente, le dejas solo en casa una noche y, al volver, te la ha puesto patas arribas de una forma que nunca podrías haber prevenido.

¿Cómo evitar este tipo de sorpresas desagradables? Muy sencillo. Y también muy complicado a la vez. Lo único que tienes que hacer es mantener en orden las finanzas de tu PYME. Aunque esto, que se dice tan pronto, puede ser más complejo de lo que parece. Por eso mismo deberías seguir a rajatabla los consejos que vienen a continuación.

 

1. Separa lo personal y lo profesional

Uno de los errores más comunes de muchos empresarios consiste en no mantener separadas las cuentas personales y las profesionales. Tu empresa y tu vida están estrechamente ligadas, evidentemente, pero no deberían ser la misma cosa. Y, por lo tanto, para empezar, deberías gestionar sus finanzas de forma separada.

Empieza por lo básico: abriendo dos cuentas bancarias completamente distintas. El dinero que genere tu PYME debería ir a parar a la cuenta de empresa, y de esta deberías extraer un sueldo mensual fijo que fuera a parar a tu cuenta personal. Esto conduce, a su vez, a otro consejo obvio: no mezcles facturas. No pases por la PYME tus gastos personales ni intentes apagar fuegos empresariales con tus ahorros personales. Este tipo de trasvases solo pueden acabar mal.

 

2. Mantén un equilibrio constante

Otro consejo que puede parecer de perogrullo pero que hay que tomarse muy en serio: por mucho que cierto grupo español cantara lo contrario, el equilibrio no es imposible. De hecho, es muy posible, y es algo que siempre has de tener bajo un control estricto en el que las entradas de dinero y sus salidas siempre estén perfectamente alineadas.

No gastes más de lo que ganes (y, sobre todo, que no te queme el dinero en la cuenta: no hace falta que lo inviertas inmediatamente, porque puedes arrepentirte en tres, dos, ¡uno!). Y tampoco acumules dinero innecesariamente cuando deberías estar invirtiéndolo en hacer crecer tu negocio. Busca el balance perfecto.

 

3. Delega

«Si no lo hago yo, no se hace bien«, dicen siempre los malos jefes. Y esto es algo que también opera en todo lo que corresponde a las finanzas de tu PYME: empieza por admitir que no tienes por qué ser un experto en absolutamente todas las áreas… ¿Opinar en todas? Vale. Pero ¿cargártelas a tu espalda? Mejor será que no.

A partir de esta asunción, busca quién puede ayudarte a optimizar y clarificar todos los procesos financieros de tu empresa. Te sorprenderá comprobar cómo cuatro manos crean estructuras mucho más fiables y seguras que dos. Y seis manos ya ni te digo.

 

4. Reduce costes

Coge la estructura de tu PYME y analízala pensando qué costes podrías reducir sin que se viera resentido su buen funcionamiento. Hay muchas áreas en las que podrías ahorrar presupuesto tan solo con revisarlas: conexión a Internet, uso de software gratuito, videoconferencias en vez de llamadas…

Eso sí, que lo de «sin que se viera resentido su buen funcionamiento» quede grabado a fuego en tu memoria: la línea que separa a un empresario ahorrador de un avaro miserable es finísima. Y ya sabes que ser avaro al final es contraproducente para tu propia empresa.

 

5. Lleva un control constante de tus finanzas

Este es el corazón de toda esta cuestión: si no quieres sorpresas en las finanzas de tu PYME, la única forma de evitarlas es teniendo un control claro y constante sobre ellas. Y la mejor forma de conseguirlo es precisamente recurriendo a algún tipo de software de gestión de empresas que incluya numerosas opciones relativas a las finanzas.

Un buen ejemplo de este tipo de software sería Holded, que incluye aplicaciones dedicadas a áreas imprescindibles a este respecto como son la facturación o la contabilidad, además de integraciones con tus bancos para tener monitorizadas las entradas y las salidas. Este es un buen lugar por el que empezar, ¿no te parece?