Finanzas

4 malos hábitos que te llevarán a la ruina

autor

4 malos hábitos que te llevarán a la ruina

Hacerse rico no es tan difícil como puede parecer cuando no lo eres. Es cierto que la mayoría lo intentan y fracasan, pero muchas personas se han hecho ricos trabajando duro o por un golpe de suerte. Pero lo difícil es mantenerse. Y es que uno de los errores más graves de los nuevos ricos es pensar que tienen tanto dinero que jamás se acabará. Aquí vamos a ver 4 malos hábitos que te llevarán a la ruina, incluso si llegas a ser millonario.

4 malos hábitos que te llevarán a la ruina

1. No hacer cuentas

No importa quién seas, ni cuánto dinero tengas, todo el mundo necesita control. Y para controlar nuestros gastos, por pequeños que sean, deberemos elaborar un presupuesto: dónde vamos a gastar el dinero y cuánto gastaremos en cada cosa. De esta forma sabrás cómo y en qué habrás gastado cada céntimo de euro.

Es muy recomendable prestar atención a las compras pequeñas, no solo a las grandes. Puede que te parezcan gastos insignificantes y dejes de controlarlos, pero te arriesgas a perder todo tu dinero. No importa que la cantidad sea muy pequeña, ya que pueden convertirse en gastos frecuentes y provocarnos la quiebra.

Muchos nuevo ricos, sobre todo aquellos que no han conseguir el dinero con su esfuerzo, sino que lo tienen, por ejemplo, gracias a una herencia, no suelen consultar los movimientos de su cuenta bancaria. Y se trata de una práctica fundamental para asegurarse de que todas las transacciones han sido autorizadas.

Tampoco prestan atención a la cuenta de los restaurantes, hoteles, y mucho menos al ticket del súper para comprobar que no haya errores en las facturas. Lógicamente, jamás se toman la molestia de comparar ofertas para sus gastos habituales como el teléfono móvil.

En definitiva, estos nuevos ricos malgastan su dinero sencillamente porque no hacen cuentas. Seguro que al principio no supondrá un problema pero al final llegarán los números rojos.

2. Comprar por impulso

Los ricos que tienen la tendencia de guiarse por sus emociones a la hora de comprar, tienen muchas probabilidades de acabar arruinados. Por ejemplo, pasar un mal día en el trabajo puede ser compensado con una compra indiscriminada de ropa de marca o con una cena en un restaurante de muy alto standing.

Aquellos que son cuidadosos con su fortuna, evitan tomar decisiones de compra basadas en las emociones. Lo más interesante es que los ricos que seguirán siéndolo en el futuro y, además, incrementarán su riqueza, buscan buenas ofertas y utilizan cupones de descuento.

No importa en qué situación financiera te encuentres. Defiende tu dinero siempre, por pequeña que sea la cantidad.

3. No diversificar

La experiencia ha demostrado que aquellas personas que tienen varias fuentes de ingreso mantienen su fortuna por más tiempo. Y tiene todo el sentido del mundo. Cuando apuestas todo a una sola carta, el riesgo es enorme, por muy seguro que estés de que ese proyecto es el más sólido del mundo. Si por cualquier razón el negocio no funciona, lo perdemos todo. Pero si tienes varias fuentes de ingreso, cuando una no funciona, la otra te puede salvar.

4. Ser impacientes y agresivos invirtiendo

Los inversores pacientes y calmados apuestan por el largo plazo, mientras que los agresivos se centran en la inmediatez. Los inversores agresivos buscan los mayores rendimientos posibles y están dispuestos a asumir altos niveles de riesgo o invertir en campos desconocidos.

No hace falta mencionar que las probabilidades de perder son mucho mayores cuanto más alto es el riesgo. Pero, también cabe la posibilidad de ganar mucho dinero. Y cuando esto pasa, el ego del inversor agresivo crecerá como la espuma. Tanto que sentirá que ya nadie puede enseñarle nada. Un error que seguramente le llevará a la ruina.

Si lo que estás buscando son ideas para conseguir más dinero, aquí te dejamos 3 artículos interesantes: