Emprender

3 lecciones de los empresarios con más dificultades del mundo

autor

3 lecciones de los empresarios con más dificultades del mundo

¿Cuándo fue la última vez que tuviste un mal día en el trabajo por los fuertes ruidos que provocan las explosiones en un barrio cercano? ¿O porque la electricidad solo funcionaba durante cuatro horas al día? ¿O porque cerraron la frontera del país de forma repentina durante dos meses seguidos?
Es bastante difícil crear una empresa de éxito en la parte más inestable del mundo: Gaza. Si bien comparten los mismos retos que otros empresarios: encontrar clientes, averiguar cómo escalar y asegurar las inversiones; tienen que superar muchos obstáculos más para cuestiones que para nosotros son tan sencillas como encontrar suficiente electricidad para terminar el trabajo.

Aquí tienes algunas lecciones que nos enseñan los empresarios de Gaza. Personas que día a día tienen que hacer frente a problemas que para nosotros son un mero trámite. Unas lecciones que se pueden aplicar a cualquier persona y empresario del mundo.

3 lecciones de los empresarios con más dificultades del mundo

1. En los negocios nada es de vida o muerte

Said Hassan es el director de una incubadora de empresas llamada Gaza Sky Geeks y fundador de un ecommerce de cosméticos. Su madre murió un día después de la guerra de 2014. La siguiente semana, el barrio entero de Hassan fue destruido, incluida su casa. Poco después, estaba viviendo con unos amigos y de nuevo trabajando en su startup.

Emprender durante un conflicto te enseña que los altibajos del negocio son importantes. Pero jamás tanto como para tomarlos como una cuestión de vida o muerte. En cambio, debemos tomar los periodos malos del negocio como una situación de la cual podamos aprender, que nos permita esforzarnos más. Pero siempre teniendo en cuenta que el cierre de una empresa no es algo definitivo. Podemos volver a intentarlo, con más experiencia y más conocimientos.

Artículo relacionado: 4 cualidades que comparten los emprendedores de éxito

2. Empezar algo pequeño es mejor que no empezar nada

La incubadora de Gaza sabía que tendría que empezar poco a poco. En su primera ronda, cuatro startups consiguieron inversiones de 20.000 dólares cada una. Si bien puede parecer una cantidad pequeña cuando estamos acostumbrados a los millones que reciben algunas empresas, fue un paso importante que allanó el camino para el crecimiento.

Lógicamente, esto nos enseña que podemos empezar nuestro proyecto aunque contemos con una financiación limitada o no hayamos perfeccionado el producto todo lo que nos gustaría. La mayoría de las veces somos nosotros mismos quien nos impedimos hacer realidad nuestra idea imaginando un sinfín de obstáculos. Y no son más que frenos que se convierten en un lastre para quien, víctima de su propio autoboicot, no es capaz de ver más allá.

3. Encuentra oportunidades en los mercados que conoces

Debido al aislamiento, pocos habitantes de Gaza pueden competir con empresas a nivel mundial. Por ello las mejoras startups en Gaza buscan nichos en los mercados regionales.

Por ejemplo, Baskalet es una compañía de juegos que ha ganado medio millón de usuarios en tres semanas tras construir un juego basado en el Ramadán. Y es que aunque existen muchos juegos, la mayoría se construyen alrededor de la cultura occidental. Ellos vieron una necesidad insatisfecha y decidieron crear un producto para satisfacerla.