Finanzas

3 estrategias de negocio efectivas para integrar a tu empresa

autor

3 estrategias de negocio efectivas para integrar a tu empresa

Las ventas lo son todo para un negocio. Si no hay ventas, ya puede ser bueno el producto o servicio que se ofrece, que la empresa terminará fallando. Encontrar aquello que  funciona para generar ventas es el objetivo prioritario de cualquier empresa, porque será lo que le lleve al éxito.

En ese sentido, las empresas han de tener a mano algunas estrategias con las que primero consolidar las ventas y después llevarlas a un nivel superior. Existen muchas formas de conseguir que éstas crezcan, y más si tenemos en cuenta que el número de ventas depende mucho de factores como el tipo de negocio, la industria en la que se encuadre y la ubicación.

En este artículo vamos a proporcionar tres estrategias concretas a implementar en el negocio para aumentar las ventas y, a consecuencia de ese aumento, lograr el crecimiento deseado de nuestra empresa.

Ventas de relaciones 

Pese a que cada día aparecen nuevas técnicas de ventas interesantísimas, las tradicionales aún tienen mucho que decir. Construir relaciones con los clientes no es nuevo, pero sigue siendo igual de efectivo que en el origen del comercio tradicional.

Para que una empresa siga el plan trazado, necesita, en primer lugar, construir lazos fuertes y duraderos con los clientes que han llegado al negocio motivados por aquello que éste les ofrece. Una vez que están ahí, donde la empresa quería, hay que hacer lo posible para que no decidan irse a la competencia, y en ese punto también hay algunas consideraciones a tener en cuenta.

Por ejemplo, el contacto directo a través del teléfono o el correo electrónico sigue siendo una estrategia a utilizar. Aunque tirar de teléfono siempre es difícil, la empresa ha de saber qué piensa sus clientes de ella, y no hay mejor herramienta que el teléfono para conseguir esta información.

El teléfono sirve tanto para fidelizar como para conseguir nuevos clientes, y quien renuncie a esta estrategia comercial por haberse entregado completamente a lo digital, estará perdiendo una grandísima oportunidad de negocio.

Aprovechar todo el potencial de la página web

Hoy en día, cualquier negocio que quiera salir adelante con el mejor resultado posible ha de prestar atención a su página web, volcar parte de su negocio en ella y cuidarla para que el cliente pase el máximo tiempo posible en este portal.

En la actualidad hay platatormas de e-commerce como Prestashop o Shopify que ofrecen funcionalidades infinitas a precios muy competitivos y con estética muy profesional. Los negocios deben aprovechar ese recurso para no quedarse atrás respecto a la competencia. En ese sentido, la estrategia recomendada pasa por diseñar una ec-commerce potente y diferenciarse de la competencia a partir de ella.

En cuanto a conservar la relación directa con los clientes, la empresa que apuesta por integrar una e-commerce potente puede hacerlo sin renunciar a la cercanía y la calidez: trata de crear un sitio web fácil de usar, proporciona información de contacto clara y proporciona a través de un chat directo el mejor servicio de atención al cliente, tal y como lo hace Holded.

Un embudo de ventas amplio

Normalmente, las personas no llegan a una web con la intención inicial de realizar una compra, sino que se pasan por ella con la misión de recabar información para futuras compras o simplemente para contrastar esa información con la de otros negocios. La compañía que les atrae tiene que ofrecer razones suficientes para que el cliente potencial se quede, ofreciendo beneficios a aquellos que vuelvan.

Hay que pensar en la web como un embudo de ventas. Los compradores potenciales que visitan esta web por primera vez suponen la parte superior del embudo. A menudo, la empresa tiene a mucha gente entrando por la parte superior del embudo, y a medida que lo atraviesan se van convirtiendo en clientes potenciales. Hay que prestar mucha atención a aquellas personas que han avanzado en el embudo, porque, ayudados de una buena web, estos sí se traducirán en conversiones.

Un ejemplo interesante es el de las demos: un cliente puede obtener algo de valor después de ceder su información de contacto, y ese valor añadido puede ser una visita guiada por todas las funcionalidades de nuestra web, de manera gratuita. Una vez que se reciba esa información de contacto, es el momento de convertir: se le puede enviar al cliente potencial algunas ofertas diferenciales con las que se sienta exclusivo.